Los mercados de acciones y bonos se encuentran claramente alcistas en la sesión de hoy.
 
No es frecuente que bolsas y bonos bajen o suban a la vez. Normalmente van al revés como es lógico. Pero bajan juntos cuando hay noticias que significan subidas de tipos, como una inflación alta, o un anuncio directamente de tipos al alza. Y suben juntos, como es el caso actual, cuando hay noticias que puedan indicar tipos bajos más tiempo, etc.
 
Las palabras de Yellen, la presidenta de la FED, ha causado este efecto. Lo curioso, es que después de leer varias veces todo lo que dijo, sigo sin encontrar dónde aparece todo eso que está cotizando al alza en los mercados.
 
Hay dos posibilidades:
 
1-      Que estoy gagá, cosa que puede ser, uno ya tiene sus años, y está un poco tonto. Y encima estoy aún bajo el shock del ridículo que acabamos de hacer en el mundial.
 
2-      Que al mercado le da igual realmente lo que haya dicho, es otra excusa más, como cualquier otra para seguir pensando que el mundo Disney monetario de los bancos centrales va para largo.
 
Me inclino más por la dos, o una combinación de las dos J
 
En suma, tendencia alcista y un día más los bancos centrales como factor absolutamente clave.
 
El mercado respira, con razón o sin ella, porque se supone que la FED no subirá tipos. Pero ¿por qué no vemos con cifras en la mano si hay que tener tanto miedo o no a esa subida de tipos?
 
Tememos mucho cuando llegue el momento de que la FED empiece a subir los tipos. Pero ¿es lógico temerlo? Pues sí y no. Veamos las cifras históricas que son muy reveladoras.
 
Se basa es un estudio muy completo de la firma Bespoke Invest.
 
Desde 1994, han contado los períodos en que la FED tras al menos un año de pausa han vuelto a subir tipos. Los resultados son muy a tener en cuenta.
 
En el primero de estos ciclos en 1994, tras la primera subida de tipos el S&P 500 llegó a bajar casi 9%, pero un año después de la subida inicial de tipos subía el 1,9%.
 
En el segundo en 1997, bajada inicial del 9,6%, pero al cabo de un año 40% de subida.
 
En el tercero en 2004, bajada del 8,2%, pero tras un año 4,4%.
 
Y ahora estamos en el cuarto ciclo. Lo que lo diferencia de los demás es que en el período en que no se ha movido la FED se ha subido el 113% cuando lo normal era haber subido casi la décima parte. En cualquier caso, de media una subida de tipos le cuesta al S&P 500 una bajada de casi el 9%, pero al cabo de un año lo recupera todo, y es más, está subiendo más del 15%.
 
Dentro de la tendencia alcista, igual es momento de que valoremos quién tiene más posibilidades y quién menos de subir…
 
Por continentes, parece que Europa bastante más que EEUU. Y dentro de Europa sigue pareciendo que las periféricas como el Ibex bastante más potencial que las centrales como podría ser el Dax, que por cierto sigue a estas horas en su eterna lucha con la resistencia de los 10.000 puntos.
 
Veamos el gráfico del spread entre el dax y el Ibex que nos va a ilustrar bien sobre todo esto que estoy comentando.
 
 
Como ven el gráfico es claro, es el spread del dax contra el Ibex, es decir, como ahora está bajista, vean que de hecho sigue una directriz bajista, significa que el dax lo hace peor que el Ibex, que puede ser porque sube menos que el Ibex en las subidas, o baja más en las bajadas o ambas cosas a la vez.
 
Tras la gran subida de los malos tiempos se está revertiendo la tendencia claramente, y ojo al soporte mayor de años en que estamos ahora. Si lo rompiera con claridad a la baja, los spreads cortos de Dax y largos de Ibex tendrían más sentido que nunca.
 
El mercado no está para preocuparse de nada, pero por dar la nota un poco llevando algo la contraria, vamos a recordar que hay un país entre otros, con especiales problemas, y se llama Francia. Un país donde sigue sin pincharse su burbuja inmobiliaria, y ya sabemos cómo se las gasta la economía cuando se pinchan estas cosas.
 
Según dice hoy Boursorama, comprar en Francia una vivienda de 70 metros cuadrados, cuesta 7,9 años de salario bruto en Francia.
 
¿Y en España? 3,6 años y eso que los salarios españoles, ya hemos sufrido todos en nuestras carnes lo que han bajado.
 
En Alemania 3 años, en Dinamarca 2 años…
 
Inquietante el tema inmobiliario francés… aquí lo sabemos por experiencia. Aunque quien no se consuela es porque no quiere… en la Rusia de Putin hacen falta… diez años de salario… Los italianos tampoco van bien con siete años…
 
Veamos para terminar un par de artículos de psicología del trading del maestro de maestros en este campo, el  Dr. Steenbarger:
 
Superar los sesgos cognitivos en el trading: el valor de la economía conductual
 
Un reciente artículo en la página web de Minyanville describe muy bien algunos de los sesgos cognitivos que experimentan los traders y lo que pueden hacer al respecto.
 
Un concepto clave de la economía conductual es que no procesamos la información sobre el riesgo, la recompensa y la incertidumbre de forma totalmente objetiva.
 
Una idea clave en la psicología es que uno es menos propenso a ser presa de los sesgos de procesamiento de la información si es plenamente consciente de esos sesgos.
 
Tome el sesgo de lo más reciente, por ejemplo. Cuando estaba en la universidad, creé un sencillo experimento:

pedía a un grupo de personas que mirase unos gráficos de acciones y que predijesen si el siguiente movimiento sería al alza o a la baja. Los gráficos eran idénticos, excepto la última barra. En la mitad de los casos, la última barra era alcista (de color verde); en la otra mitad, la última barra era bajista (de color rojo).

Y efectivamente, mucho más de la mitad de las personas pensaba que el mercado iba a bajar si la última barra era roja que si era verde. Ponderaban excesivamente el último elemento de información a la hora de alcanzar sus conclusiones.
 
Esto le ocurre a los traders continuamente. Ven que el mercado sube, se convencen de que es el comienzo de una tendencia, no quieren perderse el movimiento y entran en el mercado mientras sube. Y claro, ese es el momento en el que el mercado está listo para darse la vuelta.
 
Si los traders son conscientes del sesgo de lo más reciente, no obstante, pueden realizar un esfuerzo consciente y mirar más allá de las últimas barras y realmente valorar la presión compradora y vendedora, las tendencias y patrones a más largo plazo, etc.
 
Entender lo que se ha escrito en materia de economía conductual puede que no le haga un mejor trader, pero le puede resultar muy útil para evitar volverse un mal trader.
Traducido del original: Overcoming Cognitive Biases in Trading: The Value of Behavioral Finance
 
Algunas reflexiones sobre la vida como test de proyección
 
Hay varias ideas que se desprenden del reciente artículo sobre el tiempo no estructurado y la personalidad. Pensé que destacaría algunas:
• Si consideramos que nuestro tiempo libre es un lienzo en blanco, no hace falta mucho más para ver que cada uno de nosotros está creando una obra de arte al rellenar ese lienzo. ¿Creamos una obra maestra? ¿Una obra de arte coherente? ¿Garabatos sin más? La vida noble es la que crea una obra bella en ese lienzo en blanco.
 
• Un aspecto importante de lo que hacemos con nuestro tiempo libre es con quién decidimos pasarlo. Seleccionamos nuestros compañeros – amigos y parejas – en base a nuestros más profundos intereses, necesidades y valores. Quién seleccionamos como nuestra media naranja es la cosa más reveladora sobre nuestras almas.
 
• Algunas personas evitan el tiempo libre, intentando mantenerse ocupados todo el tiempo. ¿Qué cuadro crean con su lienzo? ¿Están huyendo de la responsabilidad de tomar el pincel y dar las primeras pinceladas?
 
• Otra versión distinta del test de proyección: si se quedase aislado en una isla durante un año y sólo pudiese traer una persona y cinco pertenencias con usted, quién y qué elegiría y por qué?
 
• Lo que *menos* le gusta hacer con su tiempo libre es tan revelador como lo que más le gusta. No podemos valorar algo fuertemente sin responder fuertemente a lo que amenaza ese valor.
 
• Una buena relación: cuando la persona que ama es también alguien a quien admira. Las relaciones nos transforman; las buenas, a mejor.
 
Traducido del original: A Few Thoughts on Life as a Projective Test