Las bolsas europeas vuelven a decepcionar, con unas pérdidas que nadie esperaba a estas horas.
 
Solamente Londres se salva, de entre las importantes, ya que se beneficiada por la constante depreciación de la libra que es una de las protagonistas del día.
 
Si nos vamos a ver los sectores del stoxx 600, para ver que está pasando aquí, enseguida nos damos cuenta. El peor con diferencia es el sectorial bancario, que cae más del 1,8%. Y es que los bancos italianos vuelven por sus fueros y con una bajada del 3,4% vuelven a poner nerviosos a sus compañeros.
 
Como el petróleo baja también las petroleras están influyendo negativamente, y es que empiezan a llegar cifras que muestran que Irán, que siempre ha ido muy por libre, está aumentando su cuota de mercado a base de producir más, mientras sus “compañeros” de la OPEP bajan. Veremos lo que tarda Arabia Saudita, enemigo acérrimo de Irán en protestar.
 
Y tampoco es el día del sectorial de viajes, con Lufthansa cayendo más del 5% por bajada de recomendaciones de brokers y además por la huelga de mañana de personal de cabina de British Airways. Además, las previsiones de aumento de costes por la subida del precio del crudo.
 
No obstante no son temas graves, y los operadores comentan que sobre todo son tomas de beneficios, porque el dinero quema en Europa en cuanto hay subidas. Además ya saben la nueva norma, a partir de ahora prudencia porque es necesario que Trump demuestre que va a cumplir el programa y el miércoles tiene una rueda de prensa, donde se espera dé algunas pistas.
 
Protagonista del día, la fuerte debilidad de la libra en el día de hoy, debido a comentarios de T. May durante el fin de semana, de los que se desprende que teme claramente un Brexit duro. Personalmente creo que no hay otra opción, que la UE no puede permitirse otra cosa que no sea eso, la dureza en la salida, o al día siguiente hay cola para salir y tener acuerdos buenos iguales. La gente querría no tener lo malo y tener acceso al mercado único igual. UK debería tener las cosas claras a este respecto, lo contrario es alimentar falsas esperanzas.
 
Y hay otro tema que inquieta hoy a las bolsas, y son los rumores constantes de que los alemanes por tierra, mar y aire, están bombardeando al BCE para que baje el importe de las compras de la QE lo antes posible. Otro catalizador de las bolsas que queda como poco congelado. Ya solo queda Trump…como falle Europa vuelve a dar el susto, y más con la cantidad de citas políticas complicadas que vamos a tener por delante. Las elecciones francesas ponen los pelos de punta a los operadores. Se cree que Le Pen no gana, que es lo que teme el mercado, por la posible salida del euro, pero también se creía que no ganaba Trump, ni el Brexit, etc. Por lo que hoy en día todo el mundo está curado de espanto y nadie se fía.
 
El viernes de dieron posiciones de grandes especuladores en los mercados de futuros americanos. Vamos a ver algunas de estas posiciones destacadas.
 
Los cortos en notas a 10 años en máximos históricos

s1


Los largos en petróleo cerca de los máximos desde 2014

s2

En el S&P 500 aparecen los largos de nuevo, tras bastantes días en dirección contraria

s3
 
Vuelven los largos al Russell de hecho están en máximos históricos

s4


Pasemos a otro tema, vamos al análisis técnico.
 
La semana pasada, reflexionamos con varios estudios, que los sistemas demasiado fáciles, no son efectivos, en plan automático, si no se acompañan con una lectura de mercado.
 
Pero no hay que menospreciar por ello el valor del análisis técnico. Un simple indicador, pero usado como filtro, tras nuestra lectura de mercado, puede mejorar las cosas muchísimo, y si no vean estos espectaculares resultados, de comparar el buy and hold en el S&P 500, con las entradas filtradas. Aparece en un trabajo de Markos Katsanos en la revista Stock and Commodities del número de octubre de 2016.

s5


Esto de antes era optimizando los indicadores, y ahora la siguiente muestra es aplicando en mercado

s6


Como vemos las mejoras son espectaculares. El análisis técnico debidamente usado, es vital, para nuestra operativa. En esta vertiente de filtro, actúa muy muy bien.
 
En épocas como ésta, en que el mercado ya no anda tan fácil, es un buen momento para hacer alguna reflexión sobre algunas precauciones básicas que hay que mantener siempre en el trading, pues si se siguen, pueden ayudar a pasar los malos momentos mejor. En concreto me refiero a lo importante que es que vigilemos el tamaño con el que vamos a hacer cada operación. Vamos a ver un estudio que nos lo dejará bien claro.

Lo llevó a cabo Johan Ginyard de la Universidad de Uppsala en Suecia.

El profesor Ginyard experimentó con un colectivo de 62 estudiantes a los que dividió en varios grupos, siendo indiferente el que tuvieran conocimientos previos del mercado o no, y les entregó las señales de un sistema automático ya determinado que decía qué valor y cuándo comprarlo y, por supuesto, cuándo venderlo. El alumno no tenía opción, tenía que comprar o vender el valor que le indicaba el sistema sin ninguna discusión, sobre un capital de partida ficticio de 10.000 coronas suecas.

La única posibilidad de elección que se le daba al participante era el tamaño de la posición, que podía ir del 0,5 al 100% del capital disponible. Lo demás se le daba hecho, él sólo escogía el tamaño de cada compra. El sistema era sólo para posiciones largas.

Se dividía la prueba en dos niveles. El primero tenía un sistema con un porcentaje de aciertos del 55%, un ratio profit /loss de 1. El segundo nivel era un seguidor de tendencia claro y tenía solo un porcentaje de acierto del 30%, pero un profit loss muy elevado.

En cada nivel los participantes llevaban a cabo 50 operaciones, mientras les durase el capital; si lo perdían en una gran parte, quedaban eliminados.

Hubo de todo en los resultados. Desde un participante que perdió 6.500 coronas de las 10.000 iniciales a otro que ganó ¡871.000!. Recuerden que todos compraron lo mismo y al mismo tiempo y que todos cerraron las posiciones al mismo tiempo y, sin embargo, vean qué diferencias tan grandes y sólo con el parámetro de cambiar el tamaño de la posición.

- La media de ganancia de cada participante fue de 14.025 de las 10.000 con las que empezó.
- 10 de los 62 se arruinó.
- 6 perdieron mucho.
- El resto ganaron pero en muy diferentes medidas.

Pero ahora viene lo importante:

- Los que se arruinaron tomaron un tamaño medio de la posición del 22,9% del capital disponible, mientras que los ganaron dinero arriesgaron de media en cada operación el 6,6% en el nivel 1 que era el más sencillo.

- En el nivel 2, al que sólo pasaban los mejores del nivel 1, los que se arruinaron arriesgaron de media el 23,7% en cada transacción, mientras que los que ganaron arriesgaron el 3,7%.

Pues ya ven, unos ganaron exactamente el 8.500% y otros perdieron casi todo el capital operativo, y todo ello con el mismo sistema, exactamente con el mismo sistema y sobre los mismos valores.

Conclusión: una vez más se demuestra que tener un buen sistema no significa nada. Puede dar unas señales razonables, mes tras mes, año tras año, pero si no somos prudentes en su aplicación y arriesgamos una cantidad poco prudente estamos perdidos. ¿Por qué? Si entramos demasiado fuerte, tarde o temprano nos pillarán en una fuerte y será imposible recuperar, el money management es fundamental.