Las bolsas europeas suben a estas horas porque de nuevo se vuelven a esperanzas con el acuerdo de Grecia. 

La realidad es que a Tsipras se le oye hablar diferente. Ya han pedido la ayuda al fondo de rescate, y dentro de su tono habitual, amante de las grandes frases retóricas, parece que ante el parlamento europeo se ha presentado otro Tsipras. Más cercano a la realidad, que le obliga a ofrecer reformas estructurales profundas que hagan su economía viable, o seguramente el lunes, estará todo el mundo tramitando su salida del euro. 
Aquí no se esconde ya nadie, ese tabú antiguo, y el mantra de no queremos que Grecia se vaya del euro se terminó, aquí le dicen a Tsipras todos que o hay acuerdo el domingo o está fuera del euro.

Lo lógico sería que hubiera acuerdo, pero también lo lógico es que lo hubiera habido antes, y Tsipras prefirió sumir al país en la sima del corralito, para seguramente ahora negociar condiciones peores absolutamente contra las cuerdas.

Todo muy complicado, y muy difícil de procesar, por lo que teniendo en cuenta las experiencias anteriores, mejor tener la cabeza fría y seguir esperando. Ni largos ni cortos lo razonable es esperar.

La idea, siempre suponiendo que Grecia ofrezca soluciones reales, es darles un primer préstamo ya que ha prometido que la semana que viene aprobaría leyes en el parlamento sobre pensiones y sobre impuestos. Ha llegado a decir que lo de jubilarse tan pronto en Grecia no puede ser. Y es verdad. Como no puede ser el gasto en defensa que tienen, en proporción a su PIB de los más altos del mundo… Vamos a ver si esta vez por fin se ponen todos de acuerdo.

No es fácil, porque hay otro factor…

El Wall Street Journal dice hoy:

“Si Tsipras tiene éxito, los votantes del resto de Europa, concluirán que no hay razones para aceptar difíciles condiciones económicas, porque los acreedores siempre terminan por capitular…”

Y mucho me temo que esta idea está en la cabeza de muchos miembros de la UE, y va a pesar mucho en esta definitiva negociación… con lo que Tsipras se va a tener que poner las pilas en la reformas, desde luego una bajada de pantalones de la UE, puede ser interpretada de esa manera…

Vayamos al otro gran tema del día. Nuevo desplome de la bolsa china, la mitad de los valores suspendidos de cotización, y el tema fuera de control, con el gobierno chino intentando tomar medidas, que no sirven para parar la tormenta de ventas.

Asusta el tremendo lio que se está montando con el pinchazo de la burbuja de la bolsa de China.

Vean por ejemplo el gráfico del equivalente al Nasdaq chino a cierre de ayer:

s1


Casi el 45% de caída en unos 20 días…

El índice general chino llegó a subir el 152% en poco más de un año. El desencadenante de la situación fue una serie de medidas tomadas por el banco central chino para intentar controlar la burbuja, como subir el dinero que había que tener en cuenta para los particulares y bajar el apalancamiento de los bancos. Pero el tiro le ha salido por la culata, porque ahora lo que no puede controlar es la bajada que se originó con dichas medidas.

Pero realmente ¿tiene mucha correlación la bolsa china con Europa? Pues realmente muy poca, lo cual no quiere decir que acontecimientos así influyan, pero los números son tremendamente concluyentes.

Veamos estos datos de Bespoke Investments.

El stoxx 600 tiene una correlación de 0,751 con el MSCI World, realmente alta, del 0,549 con el S&P 500, alta pero no tanto como parecía, y con China tiene solo el 0,099. Vamos que no tiene ninguna correlación. Son mundos diferentes.

En cuanto al S&P 500 tiene menos aún 0,018. Ninguna correlación como vemos.

Así que salvo que se monte una de gran calibre, como la de ahora, que puede tener un efecto relativo, en cuanto se calmen algo las cosas no parece que se vaya a hacer mucho caso al asunto.

Otro tema sería que la caída de la bolsa termine por afectar a la propia economía. Como dijo Greenspan, pasaron los tiempos de la ortodoxia en que las bolsas replicaban a la economía, ahora son las bolsas las que arrastran muchas veces a la economía, y esto es mucho más cierto de lo que parece.

Hablando del S&P 500 Ryan Detrick comentaba ayer una divergencia interesante. La pueden ver en este gráfico:

s2


La última vez en que el SPX estaba en positivo en el año y los sectores de transportes y utilities como ahora bajando más del 10% fue en 1999, un año después venía la bajada.

Y mientras, no olvidemos que al margen de los líos de China y Grecia, Wall Street también teme la subida de tipos…

Tememos mucho cuando llegue el momento de que la FED empiece a subir los tipos. Pero ¿es lógico temerlo? Pues sí y no. Veamos las cifras históricas que son muy reveladoras.

Se basa es un estudio muy completo de la firma Bespoke Invest.

Desde 1994, han contado los períodos en que la FED tras al menos un año de pausa han vuelto a subir tipos. Los resultados son muy a tener en cuenta.

En el primero de estos ciclos en 1994, tras la primera subida de tipos el S&P 500 llegó a bajar casi 9%, pero un año después de la subida inicial de tipos subía el 1,9%.

En el segundo en 1997, bajada inicial del 9,6%, pero al cabo de un año 40% de subida.

En el tercero en 2004, bajada del 8,2%, pero tras un año 4,4%.

Y ahora estamos en el cuarto ciclo. Lo que lo diferencia de los demás es que en el período en que no se ha movido la FED se ha subido el 113% cuando lo normal era haber subido casi la décima parte. En cualquier caso, de media una subida de tipos le cuesta al S&P 500 una bajada de casi el 9%, pero al cabo de un año lo recupera todo, y es más, está subiendo más del 15%.