Las bolsas europeas tienen subidas moderadas a excepción del Dax que más bien está al revés.
 
Los sectoriales de la salud, ultradefensivo, y que está recibiendo en los últimos días, es uno de los pilares y el otro es el de distribucion comercial, tras sentar bien los resultados del gran rivadl de Inditez, H&M.
 
El valor sueco sube casi 4%, aunque los resultados están más o menos en línea, pero al mercado le ha dado por tomárselo bien. Su sectorial sube 0,90%.
 
El de salud sube 1,1% actuando de valor refugio en estos tiempos en que las bolsas europeas dan muy poca sensación de confianza. Y eso que no les favorece la noticia del abandono del proyecto de fusión entre las compañías americanas Pfizer y Allergan. Sin embargo, comenta Reuters, que Shire que está en operación corporativa con la americana Baxalta, por nada menos que 32.000 millones de dólares gana 3%.
 
También ayuda de forma positiva la fuerte subida del petróleo en el día tras las noticias de que según Kuwait sí que habrá acuerdo de congelación del petróleo en estos días.
 
Pero aún así las subidas son mínimas, y la falta de confianza en las bolsas europeas es muy seria y tenemos que tenerla muy en cuenta. Razones no faltan.
 
  1. La QE no sirve ya clarísimamente de catalizador al mercado.
  2.  
  3. Las dudas sobre el crecimiento de la eurozona son enormes.
  4.  
  5. Las dudas sobre el futuro de los bancos europeos son más enormes aún.
  6.  
  7. La crisis social de la eurozona, y de la UE en general con aumento muy serio de los populismos tanto de extrema derecha como de extrema izquierda, vuelven a poner para más de uno y de dos el proyecto europeo en duda.
  8.  
  9. ¡Cuánto sufrimiento nos habríamos ahorrado si se hubieran puesto en marcha los eurobonos! Pero en fin…
  10.  
  11. Quien más quien menos tiene ya el gráfico del spread entre Europa y Wall Street, y ve que lo hacemos sistemáticamente peor. Claro Wall Street empieza a estar algo pasado de rosca, es bastante de temer que si ellos corrigen, algo normal tras tanta subida, nosotros multipliquemos por 3 la bajada.
  12.  
  13. Las cosas en Grecia se están liando de nuevo.
  14.  
  15. Se teme al mes de Junio y lo que pueda pasar con el Brexit.
 
En fin que no es un momento fácil precisamente.
 
Así que habrá que aguzar el ingenio y buscar cosas alternativas al comprar y esperar en Europa, que no es un camino de rosas ni lo será.
 
Esta estrategia la comento en el libro de Leones contra Gacelas.
 
Jugar con los valores grandes y pequeños puede dar mucho beneficio. Ahora que se está congelando Wall Street hay que buscar ideas frescas en estas bolsas.  De hecho es un tema que toco en la nueva sección de pautas estacionales del libro Nuevo Leones contra Gacelas en la página 477. Vean esta cita:
 
Se me ocurrió probar un sistema tan burdo como el siguiente. Cuando un año lo hace mejor cualquiera de las partes, por ejemplo, los grandes, al siguiente se invierte en grandes y así ininterrumpidamente hasta que otro año lo hace mejor los pequeños, entonces al siguiente se vuelve a cambiar. Pues bien, éste sería el resultado:

- Se entra en pequeños en 1975, pues en 1974 los grandes bajan el 26,57% y los pequeños el 19,95%.

- Aguantamos en pequeños hasta 1984, ya que todos los años que siguen de forma constante y sin ninguna excepción los pequeños ganan a los grandes. Ese año, los grandes suben 6,11% y los pequeños pierden el 6,67%.

- Aguantamos en grandes hasta 1988, año en que los grandes ganan el 16,32% y los pequeños el 22,87, por lo que en 1989 empezamos con los pequeños.

Esta vez la racha dura poco, pues en 1989 los grandes lo hacen mejor, +31,33 frente a +10,18. Así que en 1990 otra vez a grandes.

Sigo de forma más rápida para no aburrir:

- En 1992 entramos en pequeños.

- En 1996 en grandes.

- En 2000 en pequeños.

Éstos serían los resultados obtenidos con todo este cambio hasta 2000:

Media beneficio anual +22,5%, es decir, 10 puntos más de media anual, que estar siempre en los grandes y 5 puntos anuales más comparado con estar siempre en los pequeños, lo cual da a lo largo de 31 años muchísimo dinero de diferencia.

Lo que subyace bajo tras esta pauta es que, con alguna que otra excepción por supuesto, los períodos en que los grandes valores lo hacen mejor que los pequeños suelen agruparse en tendencias que difícilmente se interrumpen o se alternan.

Vamos a ver ahora qué pasa en la década perdida, desde 2003 hasta 2012.

- En 2003 habríamos tenido que empezar el año con pequeños, y nos habríamos mantenido en ellos hasta finales de 2007, lo que nos habría dado un beneficio acumulado del 106%.

- En 2008 habríamos entrado en grandes, en el peor año de la historia de la bolsa moderna, y se habría perdido un 39%, para a principios de 2009 darnos otra vez entrada en pequeños.

- A finales de 2010 habría dado salida de pequeños con un beneficio de 77% acumulado, dando entrada en los grandes donde se mantenía en agosto de 2012 la misma señal.

Como vemos, una posibilidad permanente para los amantes del largo plazo mejor, que el comprar y mantener convencional.