Se esperaba hoy un serio varapalo para las bolsas europeas, ante el fracaso de la cumbre del petróleo en Doha, donde al final no se ha llegado a ningún acuerdo.
 
Y el caso es que las cosas empezaban torcidas, y bien, con el petróleo bajando esta mañana el 4% y ha llegado a caer el 7%. Porque el rey del petróleo no entra por el aro. Pueden ver quien es quien ahora mismo en la producción del petróleo.
 

s1
 
 
Pero el caso es que el petróleo lentamente ha ido recuperando y el futuro del crudo está a más de 39, casi dos dólares por encima del mínimo del día.
 
La única explicación que hay es que el petróleo lo tenía descontado a pesar de lo que parecía, y puede pasarse mucho tiempo vagando entre los treintantos y los cuarenta y tantos, moviéndose en lateral, sin muchas perspectivas de romper por ningún lado.
 
El caso es que las bolsas al ver que no era para tanto el problema, se han dado la vuelta al alza, y ahora mismo todo se ha convertido en una sesión normal, donde se vuelven a hacer caso a cosas, como el que Morgan Stanley subía tras sus resultados, y que hay muchas apuestas sobre los resultados que darán esta noche IBM y Netflix.
 
Wall Street, aunque lento, en los últimos tiempos sigue pareciendo mucho más fuerte que Europa, pero mucho más, y además tiene una buena noticia. Hay bastantes valores acompañando a los índices a máximos y eso es siempre una buena señal. Vean este gráfico que publicaba hace un rato el Wall Street Journal a este respecto.
 
s2
 
 
Como ven a diferencia de rebotes anteriores, éste va mejor armado.  Aspecto muy a tener en cuenta.
 
s3

 
Muy interesante, las posiciones abiertas de grandes especuladores en el yen contra el dólar. Lo pueden ver en este gráfico, están muy alcistas del yen contra el dólar, mucho, de hecho, nunca en la historia lo estuvieron tanto…
 
Cuestión muy interesante para los que operen en divisas.  Al Banco de Japón esto no le interesa. Y ya ha dejado caer que puede intervenir como el yen siga subiendo, y seguramente lo hará, pero puede que aún tarde un poco, porque hay G7 en Tokio en mayo, y no querrán que les echen la bronca. Cuando pase esa reunión, cuidado con el Banco de Japón y el yen.
 
A estas alturas del año existe un indicador estacional que suele funcionar muy bien en cuanto a advertir de peligros venideros. Es el indicador que se conoce en EEUU como "December Low Indicator" que ya hemos comentado en otras ocasiones y que dadas las fechas en las que estamos vamos a dar un repaso. Y más teniendo en cuenta que si vuelven a mirar el gráfico del futuro del mini S&P 500 tampoco es imposible que se pierda, sería exactamente 1804,25.

Para entenderlo hay que tener en cuenta una cosa. El primer trimestre, como ya he comentado ampliamente, se ve beneficiado por pautas estacionales muy proclives a las alzas. Son días en que se tiende a subir, hay ajustes de cartera, recompras por motivos fiscales, etc. Por lo tanto, cuando durante los primeros tres meses se rompe el mínimo de diciembre, algo anda mal en el mercado. Queda poco para terminar marzo, y puede que este año no se pierda, aún le queda, pero por si acaso tomemos nota.
 
Según el Stock Trader´s Almanac de los hermanos Hirsch, Lucien Hooper fue el inventor de esta pauta de la que hablamos a continuación. Este analista de Forbes en los años setenta escribió que era peligroso cuando en el primer trimestre del año se perdía el mínimo de diciembre; posteriormente, Jeffrey Saut, de la firma Raymond James, lo estudió en serio; y se popularizó en EEUU cuando lo publicaron los Hirsch en su calendario de la bolsa anual y que van repitiendo cada año dada la importancia del modelo.

Según el estudio sistemático de los Hirsch desde 1952 hasta 2009, y que cualquiera puede comprobar viendo los datos en cualquier base de datos, el mínimo de diciembre se ha visto rebasado durante el primer trimestre en 31 ocasiones. Como vemos, es frecuente y además para el resto del año sirve bien poco pues en estas 31 ocasiones, 13 veces el año terminó al alza, lo que deja claro que no hay pauta demasiado clara a priori.

Lo verdaderamente importante de este "December Low Indicator", como lo llaman los Hirsch, es que la media de bajada desde el cruce del mínimo es de más del 10,8 por ciento y esa mucha bajada, en tiempos normales. Lógicamente es una media y así en el 2005 se limitó a bajar el 4%, pero por ejemplo vean la lista de las últimas veces en que se dio este fenómeno acertando (quitamos por tanto el 2006 donde falló):

- En el año 2000, la bajada desde mínimos fue del 10,9%. La fecha de cruce fue el 4 de enero.

- En el año 2001, la bajada desde mínimos fue del 19,3%. La fecha de cruce fue el 12 de marzo.

- En el año 2002, la bajada desde mínimos fue del 25%. La fecha de cruce fue el 16 de enero.

- En el año 2003, la bajada desde mínimos fue del 7,5%. La fecha de cruce fue el 24 de enero.

- En el año 2005 volvió a pasar como ya he comentado antes.

- En el año 2007, la bajada de mínimos fue mucho menos de lo normal con 1,4 %, la fecha de cruce fue el 27 de febrero.

- En el año 2008, la bajada de mínimos fue del 11,4%, la fecha de cruce fue el 2 de enero.

- El año 2009, la fecha de cruce fue el 15 de enero. Se bajó en el Dow Jones de 8117 a 6470 el 6 de marzo. Es decir un desplome de nada menos que 1.647 puntos o lo que es lo mismo del 20,3 %, ahí es nada.

- En el año 2010, la fecha de cruce fue el 22 de enero, y el Dow Jones bajó de 10.334 a 9.835. Es decir un 4,8% que no es poco.

- En el año 2011, no se llegó a cruzar el mínimo de diciembre en el primer trimestre.


- En el año 2012, tampoco se llegó a cruzar.


- En el año 2013 con la euforia total no se llegó a cruzar.


- En el año 2014 si se perdió, pero la bajada fue pequeña de 1,4%.
 
-En el año 2015 si se perdió en los sustos de agosto, y bajó más del 6% desde ese punto.

Podríamos pensar que quizá esa media sea poco indicativa y que haya muchos cruces de muy poquito compensados por otros grandes, pero no es así. Y si no, vean cómo quedó el asunto en los 31 cruces a la baja del último medio siglo hasta el 2009:

- Tan sólo tres veces se siguió bajando menos del 1 por ciento.

- Otras tres quedaron en el entorno del 2 por ciento.

- Del resto, 21 superaron el 5 por ciento de bajada, teniendo en cuenta que en estas últimas nada menos que 9 superaron el 15 por ciento de bajada. El récord 1962 con el 25,1 por ciento de bajada.

Por cierto, en el caso contrario, es decir, cuando el mínimo de diciembre no se rebasó a la baja en el primer trimestre, cosa que sucedió 30 veces desde 1950, en 28 el año terminó al alza, con una media de subida de nada menos que dos dígitos anuales, lo cual también es realmente muy interesante y digno de tener en cuenta. La última vez que esto sucedió fue en el 2010 y 2004 y antes en los años 1999, 1997, 1995, 1992 y 1989.

Esta pauta puede aportar bastante en un año normal, y no está de más recordarla para guardarla en el arsenal de pautas.
 
En caso de pérdida uno puede intentar jugarse unos contratos cortos a ver si se cumple.