La sesión en Europa está siendo tremendamente positiva y sigue la estela del día de ayer en donde ya se presentaron los factores que han ayudado a que Europa consiga despertar por fin y dejar atrás la lateralidad en la que estábamos metidos durante ya demasiados días.

 
Para empezar por algún sitio, miremos el aspecto técnico. Si miran el gráfico adjunto a días de los tres futuros más destacados que nos importan, veremos que la muestra de interés comprador que dejamos tanto en el Ibex 35 como en el futuro europeo en forma de karakasa con repunte de volumen se ha respetado y ha funcionado la perfección, y la atención ahora esta puesta en el futuro del índice alemán porque está intentando pisar por encima de una zona de doble resistencia que consiste en la media de 200 sesiones junto con la zona de mínimos de diciembre del año pasado:
 
indices

 
Si ahora miramos por dentro el mercado europeo, vemos los más destacados y nos dan una pista muy importante sobre lo que está pasando. El súper sector bancario es el mejor del día subiendo 2,29%, las aseguradoras suben 1,36%, los servicios financieros suben 1,32% y automoción y recambios sube 1,81%. Además, las petroleras mejoran 1,27%. En general todo el mundo está subiendo y hay cada vez más súper sectores subiendo más del 1%.
 
En realidad los factores que tenemos encima de la mesa son exactamente los mismos que tuvimos ayer pero a los que hay que añadir algo nuevo. Vamos a repasar brevemente.
 
Recordemos que algunos datos de Estados Unidos habían despuntado incluyendo las ventas minoristas, el sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan también repuntó al alza y además en el IPC se vio que la participación del crudo en la inflación había despuntado también bastante, por lo tanto el factor inflación estaba mejorando claramente. Además, desde la Reserva Federal se había dicho que el mercado no estaba entendiendo lo que la Fed estaba intentando transmitir y se habían infravalorado las posibilidades de ver una subida de tipos tanto en junio como en julio.
 
Con los comentarios anteriores, el sector financiero empezó a hacérsele la boca agua al ver que esa subida de tipos de interés podría aumentar sus márgenes, así que son los que realmente han hecho despegar al mercado apoyados en un rebote fuerte de Apple al saberse que Warren Buffet metió dinero la compañía en la zona de soportes de los mínimos de 2015.
 
Además, desde el BCE se dice que están a punto de presentar medidas concretas para poder ayudar al sector bancario de la zona euro a lidiar con ese gran lastre que supone para sus cuentas los préstamos en problemas, así que todo el mundo ha respirado aliviado porque viene el séptimo de caballería a ayudar.
 
Hasta aquí lo de ayer, vamos con lo de hoy.
 
El Eurogrupo firma un acuerdo con Grecia que poner encima de la mesa otros 10.000 millones y la posible reestructuración de deuda, lo que está haciendo que sea la bolsa de Grecia la que mejor lo está haciendo y que sean sus bancos los que están subiendo más que nadie. Además, la deuda también se ve muy beneficiada bajando los tipos fuertemente y además a dos años la rentabilidad está por debajo de la de 10 años, por lo que la curva de tipos empieza a buscar una normalización. Como podemos imaginarnos, el sector bancario, sobre todo la periferia, tiene otro punto para relajarse.
 
Todo lo anterior explica que los bancos, sector financiero y las aseguradoras estén subiendo de manera consistente.
 
Para levantar todavía más el ánimo, hemos conocido el IFO de Alemania que ha quedado mejor de lo esperado en todos los frentes, así que el mercado se ha hinchado de moral porque al mismo tiempo esta mejoría se une a los efectos psicológicos de haber visto el dato de venta de viviendas nuevas en Estados Unidos mucho mejor de lo esperado con un crecimiento del 22%. Como es natural, esto sube la probabilidad de subidas de tipos de interés, pero cuando el dato es tan fuertemente mejor de lo esperado, lo que tenemos es una idea clara de que la economía puede aguantar esa nueva subida de tipos de interés. Si se enfatiza y subraya que se puede subir los tipos de interés, todo el sector financiero da palmas.
 
Por otro lado, hay que mencionar ese informe de Oxford Economics, en donde se dice que cuando los tipos de interés están sumamente bajos, lo que más se favorece es que el exceso de liquidez de las empresas acabe yendo a recompra de acciones, y más cuando los tipos están en negativo, así que el fenómeno de las recompras de acciones puede empezar a verse en Europa tanto como lo hemos visto en Estados Unidos, otro factor alcista para el mercado general.
 
El súper sector de automoción y recambios es el pedal de aceleración y freno del índice alemán y está principalmente afectado por los cambios en la divisa. Según van aumentando las probabilidades de tipos de interés, el dólar gana fortaleza y el euro se debilita, recordemos que el máximo del año está por encima del 1,16 y ahora mismo andamos buscando el 1,10, así que la mejora es considerable y eso favorece a todas las exportaciones de la zona euro.
 
Por último, está la fuerte influencia del precio del crudo, ya que ayer tras el cierre del mercado conocimos la reservas de crudo calculadas por el Instituto API que ofrecen una reducción de -5.000.000 de barriles, así que el mercado se ha puesto largo del precio del crudo acercándonos a la zona de los 50 $, Citgroup ha subido sus perspectivas de precio superando los 60 $ para 2017, con lo que también aumenta la perspectiva de subidas de tipos de interés, por lo que es un nuevo factor alcista para los bancos por fomentar la subida de los márgenes… Y es como un pez que se muerde la cola.
 
En definitiva, los datos macroeconómicos de Estados Unidos son los que han roto la espiral de relación negativa con la subida de los tipos de interés, porque si las ventas minoristas no hubiesen mejorado, la confianza del consumidor tampoco y el sector inmobiliario no hubiese tenido esta fuerte subida, tendríamos un encabezonamiento de la Reserva Federal para subir los tipos de interés pero la economía no apoyaba, por lo que todo el mundo tendría las mismas dudas. Al mostrarse una buena serie de datos mejores de lo esperado y mucho mejores de lo esperado, lo que tenemos es una economía que puede aguantar y esa es la clave. Si ahora el tema de Grecia se soluciona… Nos queda el evento del referéndum de salida de la Unión Europea por parte de Reino Unido y las elecciones en España. Si esos dos factores salen positivos, la incertidumbre se relajará muchísimo, pero es cierto que necesitamos ver unos resultados inequívocos, que no arrojen dudas, porque si las victorias que son favorables a la unión europea son débiles, va a quedar un remanente de incertidumbre acerca de si un desarrollo más bien tibio de los acontecimientos posteriores pueden volver a traer a la palestra inseguridad, lo que es dañino para el mercado.
 
Sin embargo, no todo es de color de rosa, pues el sector bancario y el sector petrolífero han sido dos sectores muy dañados por los acontecimientos que hemos tenido, por la bajada de los tipos de interés y de los márgenes y la bajada del precio del crudo. Poco a poco el mercado está descontando una mejoría en ambos sectores, pero todavía no se ha trasladado al mercado el motivo por el que mejora el sector, es decir, ya veremos la reacción de la economía real cuando suban los tipos de interés en los créditos de la economía real o cuando el precio del crudo empiece a presionar a los bancos centrales para ir relajando su situación, ahí es donde tendremos la prueba de la verdad, así que una cosa es la reacción a corto plazo, y otra en el medio plazo, por lo que debemos seguir teniendo cautela y mirando el mercado día a día.