En los últimos minutos el mercado se está moviendo de forma bastante desafortunada por los acontecimientos que han sacudido la actualidad.

El fondo del asunto es que seguimos dentro de la semana posterior al vencimiento de derivados y suele ser de cierta debilidad por el esfuerzo realizado el viernes pasado.
 
Sin embargo, la capa inmediatamente inferior es la de una recuperación del euro tras la reunión de la Reserva Federal la semana pasada en donde se vio que no tenía prisas para subir los tipos de interés, ya que la fortaleza del dólar suele generar pequeñas subidas de tipos de forma efectiva.
 
Lo anterior está dándole la vuelta a la tortilla a las hipótesis de trabajo que teníamos encima de la mesa, ya que en los últimos tiempos la debilidad del euro hacía que se metiera ese dinero de forma fuerte en las exportadoras, sobre todo en las alemanas, lo que ha hecho que el índice alemán se haya disparado.
 
Pues bien, la fortaleza del euro está dando la vuelta a la situación porque quita dinero de las exportadoras y lo está metiendo, por ejemplo, en las materias primas. Esto se ve en que Europa pierde algo de fuelle y lo está ganando Estados Unidos.
 
Ojalá todo fuese tan sencillo, pero en estos momentos el súper sector de recursos básicos está cayendo -0,8% y además las petroleras también -0,37%, pero con aumentos de precio del crudo y en los metales preciosos. Para aclarar un poco qué es lo que está pasando, recordemos que el crudo sigue teniendo malos comentarios por parte de Arabia Saudita diciendo que no se va a recortar la producción, y con respecto a los metales recordemos que hoy hemos tenido el PMI de China de manufacturas que pisa la contracción, por lo que la demanda por parte de ese sector no ayuda a tener mejores perspectivas.
 
Estos momentos el peor súper sector del día es el de minoristas con un descenso de -0,87% gracias a los comentarios de H&M tras buenos resultados pero que dicen que la fortaleza del dólar les va a encarecer los costes. Además, la que más pondera dentro del súper sector, la británica Tesco, tiene problemas ya que se enfrenta a una nueva demanda por parte de los accionistas por aquel error en la presentación de perspectivas de beneficios.
 
La volatilidad hoy nos la pone desgraciadamente el súper sector de viajes y ocio, donde están englobadas las aerolíneas. A la actualidad asaltado la noticia de que un avión Airbus que iba de Barcelona a Düsseldorf, se ha estrellado sin supervivientes. Como podemos imaginarnos, las aerolíneas están siendo duramente castigadas y Lufthansa es una de las peores con un descenso de -5%, reduciéndose también las ganancias del día de IAG. No debemos perder de vista este evento porque si lo unimos a los atentados de Túnez, la sombra larga del extremismo islámico puede hacer daño a este sector como, desafortunadamente, en otras ocasiones.
 
Dentro de factores positivos, y el Ibex 35 sigue teniendo el apoyo de los bancos, sobre todo de los más grandes, aunque si hay problemas en el resto de Europa en los índices más importantes, es difícil pensar que pueda resistirse.