La espiral de deterioro de las relaciones entre los acreedores con Grecia, sigue ganando momento negativo.

Los titulares y comentarios al respecto siguen siendo muy pesimistas y se habla ya directamente de imponer restricciones de movimiento de capitales este fin de semana si el jueves no se llega a ningún acuerdo.
 
El reflejo de todo el pesimismo lo tenemos en los gráficos del futuro del Ibex, Dax y Eurostoxx 50, ya que hemos perdido la zona de mínimos del mes en donde aparecieron algunas muestras de interés comprador justo cuando el futuro del índice alemán tocó el 38,2% del retroceso de Fibonacci de la subida desde los mínimos de 2014.
 
Tampoco es bueno lo que se ve en el mercado secundario de deuda, ya que tenemos bajada de tipos en Alemania pero subida prácticamente en el resto, con Grecia situándose por encima del 12% mientras España paga más que Italia, una muestra no sólo del contagio con Grecia sino también el miedo que se tiene al país por la reciente inestabilidad política y que puede durar hasta las elecciones generales y más allá.
 
El índice alemán no sólo está tocado por toda la situación general, sino que las matriculaciones en el mes de mayo en Europa han quedado bastante por debajo de lo visto en meses anteriores, así que el súper sector de automoción y recambios es el peor del día con un descenso de -1,5%. También hace daño al índice ver que las químicas descienden -1,16%.
 
Los bancos y las constructoras dañan especialmente al Ibex 35 no sólo por el contagio de Grecia, la subida de tipos en el mercado secundario que penaliza a las más endeudadas, sino también la inestabilidad política que hace que esa relación especial que han tenido durante casi 40 años los bancos y las constructoras con el entorno político, se esté resquebrajando y ya no se sepa muy bien cómo van a mantener los ingresos, lo que hace que el súper sector esté cayendo -1,21%.
 
El mejor del día es el de cuidados de la salud con un descenso de -0,14% seguido de las bebidas y alimentación con -0,39% y las aseguradoras con -0,44%, ya que parece que no ven positivo el aumento de la subida de tipos en el mercado secundario que les puede hacer ganar más dinero para cumplir sus objetivos, sino que ese incremento de los tipos no viene por factores macroeconómicos y de recuperación económica, sino por miedo precisamente a que los riesgos país se estén disparando mucho, algo que hace que no puedan tener control sobre la situación.
 
El euro sigue tranquilo a la espera de acontecimientos como la reunión del jueves de los ministros de economía de la zona euro y además también el resultado de la reunión de la Reserva Federal del miércoles por la tarde, así que son los factores muy influyentes que hacen que no se esté viendo demasiada reacción a un IPC de Alemania que queda al nivel más alto en siete meses.
No debemos olvidar que el viernes que viene tenemos el vencimiento trimestral de derivados y cuya reacción depende fundamentalmente de lo que pase el miércoles por la tarde y todo el día del jueves.