Volvemos a tener problemas en Europa con una sesión que hace que los futuros sobre índices principales de la zona euro está cayendo algo más del 1% con Alemania descendiendo -1,66%.

Mirando todos los gráficos de todas partes, lo que realmente salta a la vista es el nuevo ascenso de las rentabilidades en prácticamente todas partes y en donde Grecia también destaca por su ausencia de nerviosismo, porque están el 10,35%, por debajo de ese nivel de nerviosismo que se inicia a partir del 11%.

Pues bien, hoy hemos visto cómo Grecia parece que ha rechazado la última propuesta de los acreedores y es mañana cuando expira el principal plazo de las deudas con el Fondo Monetario Internacional, pero parece que el mercado secundario de deuda sigue viendo esperanzas de un acuerdo porque sigue habiendo comentarios acerca de que se seguirá con las conversaciones en los próximos días.
Si apartamos el caso de Grecia, vemos que hay fuerte subida de tipos en el resto, con España e Italia subiendo por encima del 2,1%, Alemania acercándose al 1% y Francia ya por encima del 1,2%.

La subida de rentabilidades en el mercado secundario es dolorosa para numerosos sectores, entre los que están las utilities, valores altamente endeudados y que se enfrentan a próximas a refinanciaciones y todos aquellos que paguen fuertes dividendos. La razón de todo esto es que los que se enfrentan a refinanciaciones, se hacen siempre en función de cómo esté la deuda pública, que se supone que es la más segura, por lo que si la seguridad aumenta la rentabilidad, el riesgo también tiene que aumentar la rentabilidad en consonancia. Los que paguen dividendo fuerte verán reducida su ventaja con respecto a la deuda pública y ésta, cuando suben los tipos, cada vez es más competencia.

Lo anterior se resume en que el súper sector de utilities es el peor del día con -1,81% tras ver el mal comportamiento que tuvo ayer el SPDR en el SP 500 por el mismo motivo.

Pero claro, esto es un pez que se muerde la cola, porque si unimos las buenas ventas minoristas de la zona euro, con el aumento de perspectivas de inflación del Banco Central Europeo, la subida de rentabilidades, lo que tenemos es un euro que se encuentra cada vez más fuerte, y que al encarecerse el euro, las rentabilidades también tienen que subir en consonancia, por lo que tenemos una especie de espiral dañina que es perjudicial para las valoraciones de las acciones, que al mismo tiempo también se ven dañadas porque se reduce el beneficio que obtienen las exportadoras por el bajo nivel que teníamos en el euro, así que el segundo trimestre puede ser peor que el primero en este aspecto.
Ahora mismo todos los súper sectores de Europa están en negativo con el de las telecomunicaciones como el mejor bajando -0,76% seguido de viajes y ocio con -1,03% y las tecnológicas -1,21%.

Alemania está claramente dañada porque el súper sector de automoción y recambios es uno de los peores del día con un descenso de -2,25% nada más y además la construcción y materiales también desciende -2,13% en un segmento en donde hay gran presencia española y que sigue muy dañada por los dos factores principales, la subida de rentabilidades de la deuda que pone en peligro su alto endeudamiento y además la estrechísima relación que tienen las constructoras españolas con la política, por lo que la incertidumbre de los gobiernos locales y autonómicos y la extensión de dicha incertidumbre a las elecciones generales, hace que todo su modus operandi cuelgue de un hilo.

En estos momentos el euro dólar está subiendo nada menos que 0,4% buscando la zona de resistencia del 1,14-1,15 que ya nos paró el mes pasado, por lo que las exportadoras están increíblemente dañadas en Europa y especialmente ese automoción y recambios que tanto daño hace al índice alemán.