Es de los pocos valores del DAX que está subiendo y sus resultados tienen mucho que ver.
 
El beneficio neto del segundo trimestre subió un 28% hasta situarse en 1370 millones de euros. El problema está en que las ventas han descendido un 3.7% hasta situarse en 17,920 millones de euros.
 
Las áreas que han tenido crecimiento son las divisiones de ferrocarriles, infraestructuras y equipamiento de fábricas, pero tras perder la batalla contra Gereral Electric por Alstom, el descontento con el rendimiento de la de energía.
 
Punto positivo es que ha confirmado su estimación de ventas para su año fiscal que acaba en septiembre y sigue teniendo en mente un incremento de los beneficios por acción de al menos el 15%.