Hoy es otro de esos días en donde tenemos que aceptar que la sesión va a ser algo rara, debido a que seguimos teniendo factores que nos mueven en el corto plazo mientras tenemos uno muy preocupante en el largo plazo, así que los bandazos en el mercado están más que garantizados. Sabíamos que la volatilidad iba a hacerse dueña del mercado y así está siendo.
 
Lo principal de todo es que el buen cierre de Wall Street ha permitido que tengamos en Europa una apertura alcista, además de estar apoyados por un nuevo Banco Central que va a tomar medidas para poder proteger la economía de Reino Unido. Recuerden que ayer al final de la sesión regular en Europa tuvimos las declaraciones del Banco de Inglaterra diciendo que la reunión de julio iban a tomar medidas y que en agosto podrían verse más opciones. La realidad de todo esto es que la salida de la unión europea por parte de Reino Unido es una marea de largo plazo que va a hacer daño a ambas partes, más a Reino Unido que a la unión europea, y las autoridades del país están ya tomando cartas en el asunto. Otra cosa es que el mercado, especialista como pocos, se ponga a especular con la duración de las negociaciones y la activación del artículo 50. Recuerden que hay dos años prorrogables para negociar el nuevo tratado de comercio entre la parte que sale y la que se queda, pero lo cierto es que los políticos del país son conscientes del daño, así que muchos están apostando por estar mareando la perdiz durante tanto tiempo que incluso la salida no se haga nunca de forma efectiva, así que ahí tenemos el primer campo de batalla entre ambas partes, uno que quiere dilatarlo todo lo posible y el otro que quiere que se haga lo más rápido posible para poder eliminar incertidumbres.
 
Lo anterior es por sí mismo un generador de volatilidad, pero hoy hay que añadir otro más, ya que el lunes que viene es 4 de julio y es el día de la independencia en Estados Unidos. El mercado va estar cerrado y en estos momentos los futuros en el nocturno de Wall Street están en negativo, por lo que hoy puede ser que tengamos un día bastante soso incluso con alguna recogida de beneficio con volumen más bajo de lo normal del otro lado del océano precisamente porque muchos ya estarán de puente.
 
Entre los factores que nos están afectando en estos momentos tenemos los datos de PMI finales de junio en donde no hay ninguna sorpresa, que incluye el sector de manufacturas de Francia en contracción, al igual que le pasa al calculado de forma privada en China. Precisamente, algo que está siendo eclipsado por la situación en Europa es la constante devaluación del yuan, algo a lo que debemos estar muy atentos porque no es nada positivo para todos los que tienen mucho dinero invertido en el gigante asiático.
 
Si miramos Europa por dentro, tenemos que una mayoría de los súper sectores están en positivo con especial brillo el de automoción y recambios que está subiendo 2,54%. Está muy animado por ver que la cifra de matriculaciones en Francia se mantiene en positivo consiguiendo resistir esa fuerte subida del 22% del mes de mayo, pero es que también siguen apareciendo titulares positivos acerca de nuevos arreglos que permitirían solucionar los problemas de emisiones que tienen algunos coches de Volkswagen. Van paso a paso pero van apareciendo soluciones. Además, la perspectiva de mantener a los coches británicos un poco fuera de de juego, también gusta a los fabricantes europeos.
 
El sector bancario está teniendo muchísimo movimiento, ya que al principio de la sesión los valores españoles y los italianos era los que mejor lo estaban haciendo, con descensos generalizados en los franceses y los británicos, con rebote en los valores alemanes. Sin embargo, nos hemos dado completamente la vuelta y son muy pocos valores los que están subiendo, ya que los valores italianos se han puesto a caer casi -2,5 de media, con Unicredit rozando el -5%. La situación de los bancos no es nada positiva, ya que la salida de Reino Unido trae unos movimientos macroeconómicos e incertidumbres a la economía que apoyan y garantizan que los tipos de interés sigan bajos durante mucho tiempo, por lo que la presión para los márgenes está garantizada durante largo tiempo. Precisamente, el Banco de Inglaterra era una de las cosas que avisó hace pocos días que pasaría en su país.
 
Por otro lado, aunque el índice británico haya recuperado todo el episodio del referéndum, los futuros sobre índices principales de la Unión Europea no lo han hecho ni de broma, así que como todos se están moviendo al unísono, cada uno va encontrando una resistencia a tiempo distinto, y cada vez que se encuentra, separa al resto así que estamos teniendo un movimiento que es muy parecido al de un gran atasco en una autovía.
 
Con respecto mercado de divisas, la libra sigue en problemas y no se aleja mucho de las zonas más bajas que ha tenido en algunos cruces, ya que la intervención del Banco de Inglaterra le está metiendo presión bajista extra.
 
Pasando al mercado de deuda, el susto que se llevó la deuda de Alemania ayer con la intervención del Banco de Inglaterra, se ha recuperado totalmente hoy porque el mar de fondo sigue siendo negativo para el riesgo.