Son datos de marzo.
Un descenso del 1.8 %, cuando el mercado esperaba una subida del 1 %.
Pero las importaciones también caen un 0.9 %, frente a la subida de medio punto prevista.
Al final, el superávit comercial ha sido en marzo de 14.8 bn. por debajo de los 15.5 bn. de febrero. El mercado esperaba un saldo positivo de 16.6 bn.
¿El EUR? Un análisis demasiado simple. Quizás más bien, la combinación de factores desde la debilidad de la demanda internacional (China, Ucrania) y la propia debilidad del comercio mundial.
Pero el EUR es una buena excusa, sin duda.

Las bolsas europeas con ligeros recortes en apertura. Luego, veremos.
En USA vemos un mercado plano, con el S&P en 1871 puntos.
Las bolsas asiáticas con un comportamiento plano. Pero descenso en la bolsa China, con la japonesa al alza un 0.25 %.

El riesgo país a la baja en Europa.
El diferencial bono-bund 10 años en 141 p.b.
La rentabilidad del bono en 2.86 %.
No sólo Draghi: la decisión de S&P sobre Portugal es bien valorada por el mercado. Al final, un movimiento que se retroalimenta.

La rentabilidad del treasury 10 años en 2.61 %.

El EUR en niveles de 1.3827 USD.
El precio del crudo en niveles de 108.36 $ barril.
El precio del oro en 1290 $ onza.

¿Referencias? Ya he comentado la balanza comercial alemana. También el dato de insolvencias. Presupuesto en Francia. Producción industrial en Italia y en Grecia. En USA los inventarios.


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España