Pese a todo, incluyendo los buenos (y volátiles) datos de venta de viviendas nuevas que conocimos ayer.
 
¿Por qué? Es relativamente sencillo. En definitiva, 1. Aún no hay suficientes datos; 2. El escenario financiero vuelve a ser complicado; 3. La Fed debe mejorar la Comunicación para que la subida de tipos sea contemplada como algo natural y no un foco de inestabilidad.

Estas condiciones, en mi opinión, no se dan en estos momentos.
 
Pero, también es cierto, la última condición comienza a materializarse.

Ayer decía Williams que lo anormal es no contemplar subidas de tipos. Y lo normal es esperarlo, en mayor o menor medida.
 
En las Actas conocidas la semana pasada se subordinó la decisión de subirlos a los datos macro. En definitiva, crecimiento económico sostenido, empleo al alza y normalización de la inflación.

¿Significa esto que en junio la Fed podría tener ya suficientes pruebas de que estas tres condiciones se están cumpliendo? Aquí tienen la previsión para los próximos datos desde nuestros economistas…
 
Esperamos que el ritmo de crecimiento económico se acelere en el Q2 hasta un 2 % desde el 1 % (revisado…veremos los datos esta semana) de los primeros tres meses del año

La caída de la tasa de desempleo podría continuar a un ritmo más moderado en los próximos meses, cuando sólo esperamos dos decimales por debajo del 5 % a final de año

Esperamos medio punto de subida en el deflactor de consumo privado en el año, neto hasta 1.75 % a final de año desde el 1.25 %. Sin duda, buena parte del aumento se debe a la recuperación de los precios del crudo. En el caso de los salarios, su evolución al alza podría seguir siendo limitada
 
Ya sé que me van a decir. En definitiva, la cuestión probablemente no es tanto que la subida de tipos se considere  urgente como que no es necesario tener tipos de interés tan bajos.

Pero, además, debemos considerar, tanto los riesgos de mantener tipos de interés bajos durante demasiado tiempo como el también riesgo demasiado rápido sin preparar al mercado. Y en mi opinión no es mayor el primero frente al segundo riesgo. Al final, cuestiones como la Estabilidad financiera y la Credibilidad deben también considerarse en la decisión final.
 
Nosotros esperamos que los tipos de interés USA alcancen niveles de 0.75 % en 2016, 1.25 % en 2017, 2.25 % en 2018 y con techo en el 3 % en 2019.
 
Más allá de los dos factores de riesgo para la Fed (Estabilidad financiera y Credibilidad), también debemos considerar la dificultad ahora de realizar pronósticos a futuro. Al final, el hecho de que los riesgos para el crecimiento sean mayores que la posibilidad de sorpresas positivas. Unas condiciones financieras favorables (y flexibles) pueden seguir actuando de colchón para amortiguar estos riesgos. Pero, esto no significa que desaparezcan. Aquí me refiero a la elevada deuda pública y empresarial, al elevado peso de la financiación mayorista de la economía y a la propia moderación del ciclo económico alcista entre otros.
 
José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España