El súper sector bancario lleva unas cuantas sesiones tocado, algo que podría no ser extraño si vemos el comportamiento del mercado en general y los descensos en los activos de riesgo. Sin embargo, hay una cosa que les da de lleno.
Nowotny, del BCE, en la prensa ha dicho que quizá los test de stress que van a tener los bancos a finales de año sean demasiado duros. Esto puede ser un problema en sí mismo, ya que reconoce que puede dar lugar a exageraciones, porque se podría llegar a niveles de dificultad que ni siquiera EEUU ha alcanzado, y es que el BCE quiere hacerlo tan bien y hacer una prueba que despeje todo tipo de dudas, que quizá se acaben pasando.
 
También se ha referido a las compras directas de deuda en mercado, y dice que no van a recurrir a ellas porque le BCE no se guía por los dictados del mercado.