Los bonos portugueses parecen mucho más tranquilos tras todos los movimientos que ha efectuado el banco central portugués en las últimas horas al respecto de Espirito Santo. Llegó a estar por encima del 4% de rentabilidad el bono a 10 años la semana pasada y ahora está el 3,80%, por lo tanto todo mucho más tranquilo.