El ministro más mediático de Alemania genera muchísima expectación, sobre todo con los datos de inflación en la mano y con la vista puesta en la próxima reunión del BCE.
 

De momento parece que está pendiente de la reunión del G20 en donde dice que tendrá una reunión de preparación con su contrapartida norteamericana.

Con respecto a China, dice que quiere un campo de juego lo más nivelado posible para todas las inversiones foráneas en el país y que tanto China como Alemania están a favor del libre comercio y un mercado global abierto.

Con respecto a la intención de la desregularización de los mercados financieros por parte del nuevo presidente de Estados Unidos, Alemania dice que se necesita hacer más para fortalecer las regulaciones de los mercados financieros y será un tema a tratar en el G20.

Con respecto a la siempre presión que tiene Alemania sobre su superávit, dice que dicho superávit por cuenta corriente es el resultado de la competitividad de la economía alemana y que nadie puede decir que esto se consigue a través de una manipulación de los mercados de divisas, en referencia a las críticas de Donald Trump.

Con respecto a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, dice que las negociaciones van a ser muy complicadas pero que Alemania está abierta a nuevas formas de cooperación con Reino Unido. El objetivo principal es que se mantengan unidos los 27 y quiere que las negociaciones con Reino Unido se deberían terminar de una manera en donde se subraye que estar en un mercado único tiene más beneficios que estar fuera de él, por lo que probablemente apunta a que haya una penalización importante para Reino Unido.

En referencia a la inflación, dice que un aumento de la misma no es una sorpresa, ya que el desarrollo de los acontecimientos muestra que el auge de la economía en Europa se mantiene.

Entras todo el mundo esperaba una especie de tirón de orejas al BCE por su política, dice que están haciendo un buen trabajo en la política monetaria ya que el Banco Central debe equilibrar las necesidades de países con diferentes economías. Este halago ha pillado todo el mundo por sorpresa.