Si se fijan en el gráfico a semanas adjunto, verán que volvemos a rondar la zona de resistencias que nos paró en los máximos de este año, y que no es otro que la zona de mínimos de 2015.
 
El movimiento tiene cierto apoyo, ya que por un lado tenemos que el RSI ha conseguido superar la directriz bajista que tiene su origen en la sobrecompra de nada menos que 2014, y además el acumulación distribución está atacando la parte alta del canal bajista que creamos en los mínimos de 2016, donde ya tuvimos una línea a la que pudimos poner una paralela que saliese desde los máximos del año pasado. Una superación de este último indicador ayudaría a intentar impactar con más fuerza en la resistencia de los mínimos del año pasado.
 
san1

 
Si ahora se fijan en el siguiente gráfico, que es a meses, verán que la bajada desde los máximos de 2014 en sobrecompra, nos dejó hace un par de meses una muestra de interés comprador en forma de karakasa de venta con repunte de volumen. A partir de ese momento, el acumulación distribución ha conseguido superar la directriz bajista desde los máximos de 2015 y además el RSI también cambia de tendencia, casi tocando la sobreventa en los mínimos de este año. Por lo tanto, tenemos otros dos factores de cierto impulso.
 
san2
 
 
En este momento el sector bancario con una está mejorando poco a poco porque los bancos de la periferia han mejorado mucho tras esa pequeña ayuda que tiene el sector italiano con ese fondo organizado por el Estado de participación privada para poder lidiar con algunas ampliaciones de capital y con préstamos en problemas en el país.
 
Si se fijan en el gráfico adjunto, verán que es a semanas en donde se ve el súper sector arriba y que durante 2016 está en una situación bastante crítica porque ha perdido la directriz alcista que viene desde los mínimos de la crisis en 2009.
 
Sin embargo, hay algunos movimientos que debemos tener en cuenta por si hay un nuevo despertar. El primero de ellos es que hemos salido de la sobreventa y en la zona de mínimos de este año tenemos una clara divergencia alcista en el RSI que en este momento, al cierre de la semana pasada, consigue superar la directriz bajista desde los máximos de 2015.
 
El movimiento de apoyo anterior hace que volvamos a apretar las tuercas a la resistencia de la directriz alcista desde 2009 y que debemos vigilar con sumo cuidado por si acabamos superando ese canal bajista que tenemos desde los máximos de 2015.
 
El punto importante de verdad lo tienen en el último indicador, ya que es la fuerza comparada entre el índice general Stoxx 600 y su súper sector bancario. Lo que ven ahí es que el comportamiento del súper sector bancario es peor que el índice general desde finales de 2006. Tenemos una clarísima directriz bajista que hemos atacado fuertemente a finales de 2015, pero si volvemos otra vez a intentar superarla, debemos tener muchísimo cuidado porque el dinero de gestión activa podría empezar a apostar por si se popularizan los recortes de costes, la reestructuración de la periferia y encuentran algún apoyo en la tecnología para plantar cara a la amenaza de las Fintech.
 
bankss