La rotura alcista del acumulación distribución marco muy bien el comienzo del ataque a resistencias, pero no todo es de color de rosa.

El acumulación distribución sigue siendo favorable al medio plazo, pero el problema lo tenemos en el RSI.

Como se puede ver, el indicador está a las puertas de la sobrecompra, algo que puede potenciar la resistencia que no nos deja pasar. Justo al tocarla, el acumulación distribución está retrocediendo, loque avisa de ventas en resistencias porque se ha buscado una bandera.

Hay motivos para mejorar y otros para no pasar, así que es vital ver que el acumulación distribución rompa máximos otra vez, pero hay que estar atentos por si esperamos un poco a que la sobrecompra (si es que llegamos), se relaja algo y ganamos algo más de potencia.