De repente un banco se pone ampliar capital, tiene inmediatamente una bajada de los precios de la acción por dilución del precio al haber más tomates en el mercado. La cuestión es que el miedo se esparce y los que más lo sufren son los bancos que son muy parecidos a él, desatando ventas precisamente por si acaso aparece otra ampliación de capital en otro valor.
 
Dada la situación del sector bancario en España, nadie se fía de nadie y están bajando todos de manera contundente, aunque el peor, tras Popular, es Sabadell con un descenso del 6%.
 
La situación es complicada porque también estamos jugando con la media de 200 sesiones que volvimos a perder en el tercer trimestre del año pasado. Hemos estado muchos meses por debajo y en abril de este año conseguimos superarla, aunque en la zona de los 1,8 euros, justo cuando alcanzamos otra vez la sobrecompra, nos soltaron un papelón que hizo que nos colocásemos otra vez por debajo. Hace dos sesiones que volvimos a comenzar otra andadura por encima de la media de 200 y hoy nos sueltan otro papelón que pone en duda la nueva superación de esa media cuando al mismo tiempo nos hemos acercado otra vez a la sobrecompra. Ahora la cuestión es si nos mantendremos por encima de esa media o volveremos a perderla otra vez, algo que puede quemar a algunos inversores que probablemente hubiesen apostado por la mejora continuada del sector.
 

 
sabell