Los bancos de España están mal, con múltiples dudas que les azotan desde casi todos los frentes. Si el BCE toma más medidas, estarán bajo más presión todavía.

La bajad de hoy es un paso más en los problemas que tiene el sector, pero este valor debe tener una vigilancia espacial porque está muy cerca de los mínimos del año, en una franja de soporte muy clara, y es que el RSI ha servido a la perfección marcando el inicio de la aceleración bajista y ahora está a un paso de la sobreventa, así que toca estar pendiente de si llega a esa zona al mismo tiempo que el precio a los soportes.

 
sabadelñ