Últimamente el súper sector de utilities está teniendo muchísimo movimiento, bien por desplome por movimientos fuertes en EEUU, decisiones judiciales en Alemania o movimientos producidos por las estimaciones sobre tipos de los diferentes mercados.

Hoy el movimiento nos llega porque ha presentado resultados y en 2014 ha pasado a tener beneficios ya que recordemos que 2013 tuvo pérdidas por las numerosas devaluaciones que tuvo el que realizar ese año.

El beneficio neto ha sido de 1700 millones de euros pero el beneficio después de impuestos baja -45% hasta situarse 1300 millones de euros. Las ventas también han caído -7,5% hasta los 48.500 millones de euros. La primera cifra es justo lo esperado pero la segunda es peor de lo esperado.
Mantiene el dividendo estable en un euro.

Durante este año quiere aumentar el recorte de costes y añadir 500 millones los próximos años. Con respecto a las expectativas, espera un EBITDA entre 6100 y 6400 millones de euros.