El mercado ha aumentado la volatilidad y ha puesto en entredicho un intento de cortar los descensos desde los máximos del día en Europa poco después de la presentación de los datos de pedidos a fábrica.
 
La razón son los comentarios del presidente de la Reserva Federal de Boston, Rosengren, en donde ha pintado una perspectiva sobre los tipos de interés que es muy distinta a la que tiene el mercado en la cabeza.
 
Recuerden que en diciembre del año pasado la imagen que tenía la Reserva Federal es la de cuatro subidas de tipos a lo largo de 2016, pero las dificultades han hecho que estén hablando de dos como mucho y el mercado solamente ve una este año, pero lo que ha dicho Rosengren es que la economía de Estados Unidos está en una situación en donde necesita más subidas de tipos de interés y además más rápidas de lo que cree el mercado. Su creencia viene porque sigue esperando que la economía muestre una recuperación moderada y que podría no estar correctamente descontada en el mercado de futuros, diciendo que lo que puede aparecer en ellos es una visión demasiado pesimista de la economía.
 
Como es de imaginar, el mercado se asustado de forma inmediata.