En 2010 y 2012 se introdujeron en España dos reformas de la regulación de la negociación colectiva encaminadas, entre otros objetivos, a permitir una mayor respuesta de los sala­rios ante variaciones del ciclo económico. Durante las recesiones que comenzaron en 1993 y en 2008, el ajuste de los salarios fue reducido, mientras que el empleo disminuyó de manera acusada. La regulación de la negociación colectiva en España, que introducía mínimos salariales de obligado cumplimiento para todas las empresas de un determinado sector independientemente de su situación, fue una de las fuentes de rigideces salariales que hicieron recaer sobre el empleo la mayor parte del peso de los ajustes.
Boletin Económico del Banco de España, abril

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/BoletinEconomico/15/Abr/Fich/be1504-art4.pdf 

c1



Después de 2010 han tenido lugar varias reformas laborales dirigidas a flexibilizar la regulación de la negociación colectiva en España, introduciendo, entre otras medidas, mecanismos que facilitan que las empresas dejen de aplicar convenios colectivos de ámbito superior. Hasta que no se disponga de más datos (preferentemente microeco­nómicos, como los aquí utilizados) sobre el desarrollo de la negociación colectiva a partir de la aplicación de dichas reformas, no será posible evaluar sus efectos de una manera completa y rigurosa. No obstante, la evidencia presentada en este artículo apunta a que, por su orientación, cabe esperar que en el futuro el ajuste ante eventuales disminuciones inesperadas de la demanda de trabajo se realice en mayor me­dida mediante cambios en los salarios, en lugar de a través de fuertes pérdidas de empleo.

Pero lo cierto es que lo importante de la Reforma del Mercado aprobada en España durante la Crisis sirva a corto plazo para aumentar la sensibilidad del empleo con el producto. Y esto al menos por el momento sí se ha confirmado.

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España