FED reconoce que el crecimiento se ha ralentizado, desde luego tras el dato de PIB de hoy cualquier otro comentario hubiera sonado a chiste.

También reconoce que las ganancias laborales se han moderado (esto es malo para el consumo).

En cuanto a la inflación está por debajo de objetivos y refleja los menores precios de la energía. Esperan que en los próximos meses siga en un nivel bajo.

Hacen una concesión a la nieve dichosa, diciendo que la debilidad del primer trimestre se debe a cuestiones temporales.

En cuanto subirán los tipos de interés, dicen que lo harán cuando el mercado laboral esté mejor y cuando tenga una certeza razonable de que la inflación estará camino del 2%. Esto es totalmente inconcreto y cualquier sabe, da pie a cualquier cosa. De momento ni parece que el mercado laboral esté tan bien, ni que la inflación llegue fácil a esa meta. Total que en Tarragona fa bon sol.

En todo caso hay un cambio y es que en este comunicado han cambiado las palabras y dejan la puerta abierta a subidas a partir de la próxima reunión, algo que parece totalmente impensable con los datos que están saliendo.

¿Para el mercado? Puede interpretarlo de cualquier manera. Bien porque dice que hasta que no mejoren más los datos no habrá nada, mal porque ha quitado referencias a que ya no pueda subir tipos en la próxima reunión. Sinceramente hay que echarle mucha imaginación a este comunicado, para sacar otra conclusión que no sea que no tienen ni la menor idea ahora mismo de cuando subirán tipos, si es que los suben.