La sesión ha quedado negativa en Europa tras ver que EEUU no se ha creído la excusa del buen dato de paro semanal para justificar que son inmunes a las consecuencias económicas de la tensión en Ucrania, por lo que siguen las ventas en los activos de riesgo tras ver que no se sabe el impacto total de la crisis en Ucrania y que no tiene visos de relajarse sino todo lo contrario.


El factor de fondo sigue siendo el mismo que en días anteriores, daño a la economía de Europa y del resto del mundo por las tensiones con Ucrania.
 
Al comenzar la sesión hemos tenido un susto por parte de Portugal en donde el índice se ha puesto a caer un 3% y casi todos los bancos han descendido más de un 9%, llegando en algún caso en particular a descensos del -15%, sustos que vienen única y exclusivamente por la incertidumbre acerca de quién será el que pague finalmente el rescate del Banco Espírito Santo, aunque los accionistas se hayan quedado sin nada. La fragilidad de su economía ofrece pocas garantías de poder absorber un coque de semejante calibre en una situación de peligro de crecimiento como en la que estamos ahora.
 
Hablando de crecimientos, hoy el Banco Central Europeo se ha quedado parado sin hacer nada con la esperanza de que las nuevas inyecciones de TLTRO que se pondrán en marcha el mes que viene sean suficiente para poder ayudar a la economía, por lo que hoy ni ha bajado tipos ni ha presentado nuevas medidas. Eso sí, Draghi ha admitido que la economía se ha debilitado un poco por las sanciones y contrasanciones a Rusia y dice que es el principal factor de peligro para la economía de la zona euro, lo que no ha sentado bien al mercado.
 
Hoy Wall Street nos está ayudando a sostenernos sin aumentar los descensos gracias a un buen dato de paro semanal que ha quedado mejor de lo esperado y vuelve a caer otra vez por debajo de los 300,000 con contundencia, algo que los operadores se han apresurado a tomar como justificante de que Estados Unidos tiene una economía que puede aguantar esta crisis en Ucrania, algo totalmente falso, algún efecto se va a ver y recordemos que el FMI les bajó la perspectiva de crecimiento hace unas semanas.
 
Sin embargo, la incertidumbre en el corto plazo es realmente importante porque el propio Banco Central Europeo dice que en estos momentos es muy difícil crear una estimación del daño que la crisis de Ucrania ha creado y va a crear y piensa que estamos sólo en el principio. Esta incertidumbre, si es importante para el BCE, imaginemos lo importante que es para los inversores, por lo que en el corto plazo hay muy poca visibilidad.
 
Lo único seguro es que el euro va a seguir teniendo problemas contra el dólar, porque el propio BCE ha dicho que los caminos de la zona euro y de Estados Unidos en política monetaria son divergentes y van a estar así durante largo tiempo.
 
Punto positivo es la relativa buena subasta que hemos tenido en España de deuda a medio y largo plazo con un fuerte aumento de la demanda aunque no ha habido unanimidad en la bajada de los tipos.
 
Con respecto a la deuda, el BCE ha dicho que hay unanimidad en el compromiso en el Consejo de Gobierno para utilizar medidas no convencionales si existiese la necesidad de su utilización y también ha dicho que si la crisis de Ucrania empeorarse mucho la situación, el QE sería uno de los primeros instrumentos a echar mano, algo que está ayudando a bajar los tipos en toda Europa.