Sesión plana de media en Europa en donde el índice alemán es el más perjudicado por el incremento de la tensión militar en la zona de Ucrania por nuevas maniobras con gran número de efectivos por parte rusa y acercamiento de armamento pesado por parte de Ucrania. Las dudas de Wall Street al comienzo de su sesión nos han alejado de máximos y amenazado los mínimos del viernes, pero Portugal se mantiene fuerte al eliminar la capa de incertidumbre sobre el Banco Espírito Santo que ha recibido un rescate de 4900 millones de euros.
Comenzábamos la sesión de hoy con cierta esperanza de ver algo más de estabilidad ya que algunos índices de Wall Street, como por ejemplo el Dow Jones, habían llegado soportes relevantes como el 38.2% del retroceso de Fibonacci de la subida desde los mínimos de este año.
 
La alegría poco duró en casa del pobre porque la estabilidad que nos llegó por las noticias acerca de lo que habían elaborado para poder estabilizar al Banco Espírito Santo, 4.900 millones para la nueva entidad que se va a quedar con todo lo bueno del BES y este último se queda con todo lo malo y con todo el dinero de los accionistas. La deuda de Portugal respira de momento tranquila bajando tipos por la eliminación de la capa de incertidumbre, lo que nos ayuda a ver más bajadas de tipos en toda Europa.

Sin embargo, todos los índices estaban alejados de los mínimos del viernes por la mañana, pero Alemania era el más reticente a aumentar su fuerza, ya que todo el mercado sigue mirando a los efectos secundarios que vienen de la tensión con Rusia. Hoy hemos conocido que Vladimir Putin ha puesto en marcha otras maniobras militares muy cerca de la frontera con Ucrania que implican efectivos tanto de la región occidental como la central, en donde se utilizarán cerca de 100 aviones. Como en otras ocasiones, el mercado tiene mucho respeto a este tipo de situaciones porque es un incremento de la tensión bélica en la zona, y el propio ministerio de defensa ruso ha advertido de que Ucrania está desplazando armamento pesado a la zona del último reducto de los insurgentes. Con todo, el índice alemán es de los peores en Europa.

El futuro del DAX se ha colocado por debajo de los mínimos del viernes y eso que cuenta con el apoyo del súper sector de automoción y recambios siendo el mejor de Europa con un ascenso cercano al 0.8% gracias al dato de matriculaciones de julio que suben casi un 7%, pero otros valores como por ejemplo las tecnológicas y las químicas son las peores del día con descensos cercanos al 0.8%, en donde hay pesos pesados alemanes y eso al final ha acabado decantando la balanza hacia las pérdidas.

Durante gran parte de la mañana el súper sector bancario fue el mejor subiendo más del 1% al apoyarse en los buenos resultados del británico HSBC, pero poco a poco la fortaleza del sector se ha ido desvaneciendo por bajadas importantes en bancos italianos y porque al final los inversores parece que han dado ya la ponderación debida a que Societe Generale se quede sin el dinero invertido en BES, ya que el rescate se ha hecho poniendo a cero todo el dinero de los accionistas en el banco. Esta mañana estaba subiendo casi un 2% y ya se acaba de meter en negativo.

La apertura de Wall Street ha sido muy tímida con el Dow Jones sin acabar de vez despuntar como debiera por la presión negativa que ha ejercido Procter & Gamble, pero mientras no perdamos los mínimos del viernes, todavía existe algún tipo de esperanza en la estabilización.

Hoy no hemos tenido datos macro de importancia, por lo que no tenemos guía y el mercado se deja llevar por algunos titulares y por factores técnicos.