Yellen como siempre ha sido muy amigable como se esperaba de ella, con los mercados. Al ver el revuelo que despertaron las últimas actas de la FED donde se veía claramente que decían que el mercado laboral había progresado mucho mejor de lo que se esperaba, quita hierro al asunto y dice que no lo tienen claro del todo, y que si suben tipos demasiado pronto pueden perjudicar aún la recuperación del mercadfo laboral.

Son evidentes buenas noticas para las bolsas y bonos, y malas para el dólar.