Día mixto en Europa con la periferia quedando en positivo pero el resto dañados por una apuesta por el enfriamiento de la situación en Ucrania que no acaba apareciendo en el centro de Europa porque Ucrania en sus nuevas sanciones a Rusia podría cortar el tránsito de energía, lo que afecta directamente a Alemania.
Hoy hemos tenido una sesión bastante loca por la gran cantidad de titulares que han aparecido y que han hecho subir la volatilidad.
 
Para comenzar, recordemos que estábamos subiendo por una mejora de la bolsa italiana por nuevas medidas para ayudar a salir de la recesión, un súper sector bancario que se puso en positivo y empezó a ayudar a toda la periferia, Ibex 35 incluido.
 
Con respecto a Italia, tras el susto que nos ha dado a todos el dato de crecimiento del segundo trimestre en donde queda mucho peor de lo esperado, y al ser otra vez negativo, entramos otra vez en recesión en el país, han presentado planes para intentar sacar al país de la recesión y, de momento, no están levantando demasiadas pasiones entre los analistas.

Desde el mercado se ve que hay cierta urgencia en crear modificaciones en la economía para salir de la recesión cuanto antes, y lo que han presentado se ve como reformas demasiado progresivas y eso genera algún que otro recelo en el mercado.
 
Por un lado tenemos reducción de los precios de la energía para las pymes, créditos para las compañías que hagan nuevas inversiones en maquinaria y nuevas reglas en los préstamos para que tanto los fondos de crédito como las aseguradoras puedan financiar directamente a los negocios.
 
Las medidas no tienen demasiada potencia y el mercado se comenta que el gobierno ha perdido el norte de la situación.
 
Con respecto a Francia, tenemos que el Banco Centra de Francia cree que en el Q3 el PIB mejorará +0,2% tras una mejora en el gasto del consumidor y la producción industrial. Esto puede ayudar a mejorar el sentimiento en el mercado porque ver que Francia mejora puede compensar algo Italia. Recuerden que todas las previsiones de crecimiento deben estar en cuarentena porque nadie se atreve a hacer estimaciones del daño de las sanciones a Rusia.

A lo anterior se unió la suspensión de operaciones en corto sobre uno de los valores italianos en los bancos más dañado, lo que animó todavía más las cosas.

Un tercer impulso lo obtuvimos con el titular que hablaba del comentario de un oficial ruso diciendo que Rusia seguirá buscando la manera de desescalar la situación. Es la primera vez que oímos desde Rusia un comentario para rebajar la tensión, por lo que el mercado se lo ha tomado muy bien.

Sin embargo, nos hemos quedado parados en seco cuando apareció otro titular diciendo que Ucrania ha impuesto sus propias sanciones a Rusia y lo peor de todo es que dice que podría suponer la suspensión del tránsito tanto de vuelos como de mercancías por su país, lo que afecta directamente al gas que necesita Centroeuropa para pasar el invierno, por lo que los operadores se han quedado congelados en cuanto lo han sabido, alejándolos ligeramente de máximos de la sesión. Ahora hay que esperar a ver si el mercado esto lo toma como un farol o se deja llevar otra vez por el pánico. En breves minutos Wall Street empezará a tomar el control de la sesión y veremos si ellos intentan rebotar o siguen teniendo mucho miedo.

Wall Street tuvo muchas dificultades para pisar el terreno negativo, aunque sí estaba en esa zona al cierre europeo, el problema es que las mejores son las utilities con una mejora superior al +1% y tal como estamos, pensando en bajo crecimiento, el alto dividendo no es precisamente apostar por el riesgo.

En Europa, automoción y recambios es el mejor con +0,16% nada más, principal punto de apoyo del DAX, y los bancos con sólo +0,02%, apoyados por noticias corporativas de RBS, suspensión de cortos en un banco italiano y la posterior subida en los bancos del país. 

El resto de súper sectores está en negativo con las telecos -1,73%, bebidas y alimentación -1,37% (la prohibición de importación de alimentos a Rusia) y viajes y ocio -1,28%.

En general, las subidas de hoy se ven como una apuesta por un escenario de reducción de la tensión en Ucrania tras los comentarios desde Rusia y por los del Ministro de Exteriores de Finlandia en donde dice que las sanciones también se pueden rebajar si Rusia enfría la situación, por lo que muchos empiezan a poner dinero en el rumor.