Nueva sesión horrorosamente aburrida en Europa y en Estados Unidos que nos deja el único consuelo de que ya falta menos para terminar el año. Todo queda plano menos el Ibex 35 que queda tocado por el sector bancario.
 
Muy pocos eventos nos han asaltado en la sesión, pero el más significativo de todos ellos no ha tenido lugar durante la sesión en donde Europa camina sola por el desierto, nos ha aparecido en la sesión norteamericana, en concreto con el dato de venta de viviendas pendientes de escriturar.

Ayer conocimos el índice de precios de las viviendas en 20 zonas metropolitanas de Estados Unidos creado por Case Schiller en el mes de octubre y, junto con un buen incremento alcista de la confianza del consumidor que se sitúa en máximos de 15 años, empezamos a decir que debemos tener mucho cuidado con el mercado inmobiliario porque los datos empiezan a acercarse a la zona en donde tuvimos un fuerte disparo de los tipos de interés en el mercado secundario, después en las subastas de deuda pública, y por lo tanto un aumento de los precios de las hipotecas que están referenciadas a las notas a 10 años.

Pues bien, hoy hemos tenido el dato de noviembre de la venta de viviendas pendientes de escriturar, y mientras el mercado esperaba un incremento del 0,5%, nos hemos dado una bofetada de realidad porque tenemos un descenso de -2,5%. En poco tiempo el mercado empezó a tirar del hilo y se dio cuenta de que algo tiene que ver el incremento de los tipos de interés. Es el comienzo de los datos del mes de noviembre, así que de ahora en adelante no se les va a quitar ojo para saber si el encarecimiento del mercado hipotecario va a tener repercusión directa sobre el mercado de la vivienda. Es de esperar que sí lo tenga, y lo único que puede contrarrestar esta situación, es que las esperanzas que tiene el mercado en las propuestas que debe hacer el nuevo presidente electo, aparezcan rápidamente y generen un crecimiento que pueda sostener esta subida de tipos. De lo contrario, el mercado inmobiliario empezará resentirse y tendremos que volver a recordar viejas correlaciones cuando tenemos un incremento de los tipos de interés y ausencia de crecimiento.

Sin embargo, en el mercado de divisas no hemos tenido efecto negativo del dato anterior, porque el eurodólar ha caído nada menos que -0,62% y el dólar se ha fortalecido en prácticamente todos los cruces. Hay que destacar que se ha estado dando muchas vueltas al efecto del rescate bancario en Italia en la calificación de crédito del país, en concreto ese fondo de 20.000 millones de euros, pero ya han aparecido las primeras agencias de calificación diciendo que aunque se gaste entero ese fondo , no se va a mover demasiado la situación. Por otra parte, la delicada situación e incertidumbre sobre lo que pueda pasar realmente con Monte dei Paschi sigue lastrando al sector italiano y ha sido uno de los problemas más grandes que, junto con más recogidas de beneficio en la banca alemana, han metido en negativo al sector bancario y perjudicado al Ibex 35, que en su futuro a 30 minutos, se ha colocado por debajo de la media de 200.

Lo que ha estado sosteniendo al mercado son las materias primas, pues el sector petrolero sube 0,59% a la espera de que entren en vigor los recortes prometidos por la OPEP el domingo que viene, y el sector de recursos básicos que ha subido cerca del 3% por un nuevo fuerte incremento de los precios del mineral de hierro que siguen descontando esas inversiones fuertes en infraestructuras tanto en Estados Unidos, China.