La intervención ha sido anodina. No se ha tocado tipos, ni tasa de depósito, y tampoco se ha modificado nada de la QE. De hecho Draghi ha reconocido que en la reunión no se ha hablado de instrumentos concretos de política monetaria. Por lo tanto quedan defraudados los que creían que hoy iba a dar varios cambios técnicos que les permitirían comprar más bonos. Aunque en esto se estaba dividido y muchos pensaban, como así ha sido, que hasta septiembre no haría nada.

Ha dicho que sigue el crecimiento en la eurozona, pero a ritmo más lento, y con riesgos a la baja. Respecto a la inflación ha dejado claro que estiman, por moral que no quede, que a finales de año, empezará a subir, y seguirá el año que viene y al siguiente (Esto lo viene diciendo sin acertar desde hace bastante).

Estima que la demanda interna es la clave económica importante en la actualidad.

Respecto al brexit considera que las medidas tomadas por los bancos centrales, han eliminado los peligros, y que el estrés del mercado a este respecto ha bajado considerablemente. Dice que los sondeos de expertos muestran poca preocupación por el brexit, pero que él ve una divergencia entre estas previsiones, y lo que piensa el mercado.

En suma nada de nada. Lo más jugoso, e importante ha sido lo que ha dicho de la banca.

Ha considerado como serio el problema de la rentabilidad de los bancos, tras las medidas tomadas, y cree que es algo que hay que resolver. Y respecto a la banca italiana ha sido claro. Hay mecanismos para ayudas públicas, y aunque eso es cosa de la Comisión europea, ha dejado claro que en momentos excepcionales hay que darlas. El mercado ha entendido que apoya el rescate a la banca italiana por los mecanismos habituales.

Y lo más curioso, es cuando ha dicho, que los responsables de política monetaria, tienen en cuenta las cotizaciones de los bancos. Curioso. Ha sido decir esto, y el sectorial bancario del stoxx 600 que estaba en negativo ha pasado a positivo.

Por lo tanto, rueda de prensa, bajista para los bonos, porque no se ven medidas, algo alcista para el euro, aunque poca cosa por lo mismo, y algo alcista para las bolsas por el tema de los comentarios sobre los bancos, pero salvo que aún diga algo repentino en la rueda de prensa, no será de las que pasan a la historia precisamente.