En el primer entrenamiento libre en el Gran Premio de Alemania, primero para variar, Rosberg, también para variar segundo Hamilton, y tercero el troncomovil Ferrari tortugatubo de Alonso. Raikkonen que aún no ha descubierto como se ponen las marchas, y anda más perdido que un pulpo en un garaje, entre lo malo que es el coche y la falta de adaptación el 8.