La reservas de crudo semanales en Estados Unidos tienen un descenso de -6,42 millones de barriles, acelerando el descenso desde los -4,43 millones de la semana pasada y ofreciendo unas cifras mucho más importante es que los -2,51 millones esperados.

Las reservas de destilados pasan a positivo desde una bajada de 485.000 barriles a tener un incremento de 394.000, peor de lo esperado que era una bajada de 755.000.

Los inventarios de gasolina también siguen en negativo y aceleran, pasando de un descenso de 787.000 a otro de -2,85 millones, muy por encima del descenso de -1,9 millones esperados.