Desde los mínimos de este año ha conseguido estabilizarse pero ha marcado muy bien el tope máximo de cotización situado en la zona de mínimos de septiembre del año pasado, tal como se puede observar el gráfico adjunto.
 
La envolvente alcista que dejamos en los mínimos del mes pasado en sobreventa, marcó un momento claro de estabilización de la cotización, haciendo que el acumulación distribución consiguiese romper la tendencia bajista y además salir de la sobreventa, el problema es que cada vez que nos hemos acercado a la resistencia en el precio nos han metido un papelón, dejando sombras superiores, envolventes bajistas o la más reciente, una karakasa invertida con repunte de volumen bastante importante, lo que da más potencia a la resistencia y hace que tengamos en cuenta que los dos indicadores anteriores están atacando sus propios soportes, por lo que debemos estar atentos a su rotura por si aparece más presión bajista, que coincide con una nueva decepción en el precio del crudo.

 
repsol