Ayer varios miembros del ECB volvieron a enfatizar la necesidad de combinar la política monetaria expansiva con ajustes y reformas.

No es que la política monetaria sea poco eficaz...más bien, que es insuficiente.
 



 

De hecho, desde la última reunión del G20 la petición de reformas se ha convertido en un clamor a nivel mundial.

Petición de reformas por parte de las autoridades monetarias e instituciones supranacionales; promesas desde las autoridades políticas.

Aquí vamos a valorar un reciente informe del FMI sobre el tema.

 

http://www.imf.org/external/pubs/ft/survey/so/2016/RES040616A.htm

 

Si el objetivo es mejorar las perspectivas de crecimiento, sin duda esto pasaría por reformas que fortalezcan el funcionamiento del mercado de trabajo y de producto. En el primer caso, medidas que aumenten la flexibilidad del mercado de trabajo al mismo tiempo que se profundizan en medidas activas de empleo y se ajustan las pasivas (de empleo o beneficios de desempleo). Medidas que permiten utilizar de forma más eficiente la combinación de los factores productivos en términos de empleo y capital. Por lo que respecta a las reformas pendientes en la producción, se refiere a eliminar barreras que permitan una mayor competencia: network, servicios, retail y servicios profesionales.





Naturalmente, reformas enfocadas en el medio y largo plazo. Pero, con potencial impacto a corto. La cuestión es precisamente esto último: cómo buscar la máxima eficacia a medio plazo de las reformas minimizando su coste a corto plazo. Y uno de los potenciales costes de los que hablo son las perspectivas de los agentes económicos. Al final, en la fase expansiva del ciclo una mayor flexibilidad presenta también resultados positivos a corto plazo que acentúan los beneficios esperados a medio y largo plazo. Todo lo contrario, sin embargo, en fases recesivas donde las reformas pueden acentuar la caída del producto a corto plazo….

 

 

¿Qué papel tienen aquí los estabilizadores automáticos? La política fiscal especialmente pueden amortiguar el impacto a corto plazo, si es negativo, o acentuarlo en el caso de un impacto positivo….

 



Al final medidas que aumenten la productividad combinadas con medidas que propicien un aumento de la inversión. Productividad e inversión son dos de los tres componentes del crecimiento potencial.

Pero, sin olvidarnos de otras reformas que favorezcan el aumento de la población activa; medidas enfocadas en la educación,  que complementen a plazo todas las anteriores.

 

¿Y el contexto financiero? De eso se ocupan los bancos centrales.

¿Y la deuda acumulada? Con crecimiento. Pero, es cierto, quizás ahora no sea tampoco suficiente.

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España