La rentabilidad de la deuda periférica está bajando claramente tras las decisiones del BCE