Extraídos del Informe Mensual publicado ayer por el ECB…..
 
·         Los rendimientos de la deuda soberana de la zona del euro han disminuido, al igual que los de la deuda soberana de Estados Unidos. Los diferenciales de renta fija privada se han estrechado considerablemente en un entorno de estabilización de la volatilidad de los mercados y tras el anuncio del programa de compras de bonos corporativos del BCE. La menor volatilidad ha prestado un respaldo adicional a los precios de las acciones a nivel mundial, al tiempo que el tipo de cambio efectivo del euro se ha apreciado.
 
·         La economía de la zona del euro se mantiene en una senda de recuperación, impulsada por la demanda interna, mientras que el crecimiento de la demanda externa sigue siendo débil. La demanda interna continúa estando apoyada por las medidas de política monetaria. El impacto positivo de estas medidas sobre las condiciones de financiación, así como el incremento de la rentabilidad de las empresas, están favoreciendo la inversión. Asimismo, la orientación acomodaticia de la política monetaria, el aumento continuo del empleo derivado de las reformas estructurales realizadas en el pasado y el nivel aun relativamente bajo del precio del petróleo deberían prestar un apoyo sostenido a la renta real disponible de los hogares y al consumo privado. Además, la política fiscal de la zona del euro es ligeramente expansiva. Al mismo tiempo, la recuperación económica de la zona del euro sigue viéndose frenada por los ajustes de los balances en varios sectores, por el insuficiente ritmo de aplicación de reformas estructurales en algunos países y por las débiles perspectivas de crecimiento de las economías emergentes. Los riesgos para las perspectivas de crecimiento de la zona del euro continúan situados a la baja.
 
·         Los indicadores de mercado de las expectativas de inflación a largo plazo se han estabilizado en niveles reducidos y se mantienen sustancialmente por debajo de los indicadores procedentes de las encuestas de opinión. De cara al futuro, sobre la base de los precios de los futuros del petróleo vigentes, es probable que las tasas de inflación sean negativas en los próximos meses y después repunten en la segunda mitad de 2016, en gran parte debido a efectos de base. Posteriormente, se espera que las tasas de inflación sigan recuperándose en 2017 y 2018, con el apoyo de las medidas de política monetaria del BCE y de la recuperación económica.
 
·         Tras el amplio conjunto de medidas de política monetaria aprobado a principios de marzo han mejorado las condiciones generales de financiación en la zona del euro. La transmisión del estímulo de la política monetaria a las empresas y los hogares, especialmente a través del sistema bancario, se está reforzando. El crecimiento monetario se ha mantenido sólido, mientras que el de los préstamos sigue recuperándose gradualmente. Las fuentes internas de creación de dinero continúan siendo el principal factor impulsor del crecimiento del agregado monetario amplio. Los bajos tipos de interés, las operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico y el programa ampliado de compra de activos están respaldando la mejora de la evolución monetaria y crediticia. Los costes de financiación de las entidades de crédito se han reducido nuevamente y las entidades han trasladado sus condiciones de financiación más favorables aplicando tipos de interés más bajos a sus préstamos. En general, las medidas de política monetaria puestas en marcha desde junio de 2014 han mejorado claramente las condiciones de financiación para las empresas y los hogares, así como los flujos de crédito en la zona del euro. Las medidas de política monetaria adoptadas en marzo de 2016 sustentan el actual repunte del crecimiento de los préstamos, respaldando así la recuperación de la economía real.
 
·         De cara al futuro, es esencial mantener un grado apropiado de acomodación monetaria durante el tiempo necesario a fin de respaldar el dinamismo de la recuperación económica de la zona del euro y acelerar el retorno de la inflación a niveles inferiores, aunque próximos, al 2%. El Consejo de Gobierno seguirá realizando un atento seguimiento de la evolución de las perspectivas de estabilidad de precios y, si fuera necesario para el cumplimiento de su objetivo, actuará utilizando todos los instrumentos disponibles en su mandato. En el contexto actual, es fundamental asegurar que el entorno de muy baja inflación no se traduzca en efectos de segunda vuelta sobre el proceso de fijación de precios y salarios.
 
Y esto párrafos sólo en la introducción del Informe….. dentro, mucho más.
 
¿Es esto el objetivo de  la estabilidad financiera? ¿es una consecuencia indirecta? Al final, que la transmisión monetaria se refleje en el gasto e inversión productivo. Y no tanto la inversión financiera.
 
José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España