La presidenta de la Reserva Federal dice que la ayuda extraordinaria de la Reserva Federal va a durar durante algún tiempo más. Esto va a sonar a gloria bendita a los mercados y es algo muy alcista... sigue.
Dice que a pesar del progreso estable, tanto la economía como el mercado laboral, no han recuperado su nivel normal. Por lo tanto, el compromiso extraordinario de la Reserva Federal para ayudar a la recuperación económica todavía es necesario y lo será durante algún tiempo. Piensa que esta visión es ampliamente compartida por sus compañeros en la Reserva Federal.

Avisa de que la reducción de los programas cuantitativos no es un menoscabo del compromiso anterior y que la Reserva Federal se ha quedado considerablemente corta tanto en el pleno empleo como en la estabilidad de precios. Para ellos, una tasa de desempleo consistente con el pleno empleo es una horquilla que va desde el 5.2% al 5.6%, bastante por debajo del 6.7% que se dio en febrero, además, la inflación está muy por debajo del 2% que tienen como objetivo de largo plazo.

Por lo tanto, es apropiado para la Reserva Federal seguir aportando ayuda sustancial al mercado laboral sin añadir riesgos a la inflación debido a los signos de considerable daño a la economía.

Dice que hay un conjunto de 7 millones de personas que tienen un trabajo a tiempo partido y querrían un trabajo a tiempo completo, una cantidad mucho mayor de lo que debería ser con un desempleo del 6.7%, considerando que esto es un signo de que las condiciones laborales son peores de lo que la tasa de desempleo señala.

Además, la reducción de la tasa de desempleo no ha ayudado a incrementar los salarios de los trabajadores.

Una cosa que ha tenido todo el mundo preocupado con el descenso de la tasa de desempleo, la baja tasa de participación laboral, también tiene referencia en los comentarios de la presidenta de la Reserva Federal, y dice que una baja tasa de participación podría decir que la tasa de desempleo está siendo demasiado optimista con el progreso real realizado en el mercado laboral.

Otro punto que tienen en cuenta es que las encuestas dicen que tanto los consumidores como los propietarios de PYMES siguen teniendo una aproximación cauta acerca de la duración y fortaleza de la recuperación.