Al mercado le ha gustado mucho que el miembro de Finlandia del BCE, haya respaldado totalmente lo que decidió ayer Draghi. Ha dicho que la munición no se ha acabado, que el BCE seguirá luchando contra la baja inflación, y que los tipos seguirán así o más bajos durante un largo período de tiempo. Se considera que Finlandia es de la línea dura, y que digan precisamente ellos todo esto ha sonado muy bien.