Pues por un lado un muy mal dato de Confianza del consumidor en EEUU, y por otro lado, lo rápido que está cayendo el petróleo, por las declaraciones de Irán que califica de ridículo el plan de congelar la producción, y tampoco ha caído bien el discurso del ministro de Arabia Saudita en Houston.