El problema con Rusia ya lo sabemos, pero es que ya dentro del Senado, los demócratas están pidiendo que se le dé al Comité de inteligencia del Congreso la transcripción de la reunión de Donald Trump con los rusos, ya que está siendo duramente criticada toda esta situación.

Pero es que hay otra nueva, que está dando en el corazón de las expectativas del mercado de conseguir que salga a la luz y se realice el plan fiscal, una de las estrellas de la campaña.


Se trata de una entrevista en Bloomberg televisión del senador McConnell en donde dice que cualquier reforma fiscal no puede añadir peso al creciente déficit presupuestario norteamericano, por lo que esta postura va exactamente en contra de la que tiene Donald Trump.

Considera que la deuda de Estados Unidos es alarmante y requiere una aproximación que cree un equilibrio entre recortes fiscales y nuevas fuentes de ingresos. En definitiva, dice que debe ser neutral para los ingresos porque hay 21 billones de dólares de deuda. Recordemos que hace bien poco Donald Trump dijo que si aumentaba el déficit fiscal por el recorte de los impuestos no habría problema.

Resumiendo, esta postura hace que el mercado tenga la sensación de que la entrada en vigor de esa ley fiscal se vaya mucho más lejos y, por lo tanto, tarde más en ejercer su influencia en la economía, así que nos hemos llevado un chasco importante.