Pues todo se ha debido a las ventas fuertes que están sufriendo los bancos grandes europeos, que están perjudicando mucho al sectorial, y dado su peso han terminado por arrastrar a todos a la baja.

No hay ningún motivo en especial ni rumor para estas ventas de bancos. Parece una toma de beneficios masiva, ante las subidas recientes, y la desconfianza de las manos fuertes a la situación general. No así la de manos débiles, que confían ciegamente en Trump. Las manos fuertes está claro que piensan bastante diferente.

Además justo cuando los bancos empezaban a caer con ganas, se ha visto una muy fuerte subida del yen contra todos los cruces, y ya saben que aunque sea un poco surrealista esta divisa cuando sube es por aversión al riesgo general del mercado y viceversa. Y no olvidemos que los bonos suben contra pronóstico. En suma que las manos fuertes han tenido un arrebato de conservadurismo.