Tras los rumores que comentábamos antes ahora el propio gobierno griego dice que han empezado el procedimiento para firmar un acuerdo a nivel técnico, y que Tsipras está en comunicación constante con los acreedores para cerrar el acuerdo.

Según Grecia los acreedores habrían cedido en las peticiones de superávit primario, y no se le pediría medidas recesionarias.

También aseguran que no habría recorte de pensiones ni salarios. ¿Bajada de pantalones total?

Reconocen que hay aún diferencias con los acreedores, parece que especialmente con el FMI.