Recuerden que el TLTRO es un instrumento de política acomodaticia diseñado para favorecer la transmisión de la política monetaria a la economía real.
 

La llevada a cabo en el día de hoy es la última de la segunda parte del programa que se puso en funcionamiento hace ya bastante tiempo para ayudar a la economía.

Dado que es la última, se esperaba que los bancos hiciesen una especial carga para aprovechar la finalización del mismo pero es que se han superado las expectativas de dinero pedido, por lo que se ve como un cierto apoyo a la economía bastante importante, una especie de apuesta de largo plazo del sector bancario.

Con esto, en el mercado de deuda estamos viendo movimientos, hay una cierta relajación de la rentabilidad en el activo seguro de la deuda de Alemania, pero también relajación en las rentabilidades de la deuda de la periferia, por lo que las primas de riesgo han bajado.

Puesto que es un instrumento para pasar los tipos de interés a la economía real, el euro está experimentando rebote y el sector bancario se está animando de manera importante, apoyando a Europa y en especial al futuro del Ibex 35 que está superando los máximos del día de ayer.