Nos alejamos de máximos porque Draghi ha dicho que no se pone en el caso de tener que bajar los tipos de interés más y que los tipos negativos no están impidiendo la rentabilidad de los bancos, así que a más de uno se le ha cortado la digestión.