La apertura plana de esta mañana ya ha pasado a ser una evolución bajista de los mercados europeos en donde el principal foco de atención no es otro que el dato de empleo de febrero que conoceremos en unas horas en Estados Unidos. Es demasiado importante como para poner operaciones de gran calado en el mercado ahora mismo, así que se está dejando al mercado que vaya a su suerte.

Sin embargo, el mundo está encontrando una explicación para estas bajadas en el incremento de las tensiones en Ucrania. Hay que dejar claro que las tensiones que nos hicieron daño el lunes fueron militares, con aquellas prácticas que se estaban haciendo en la frontera porque esas estaban dispuestas para entrar en combate. Dicho ejercicio acabó, volvieron a sus bases, y después vinieron los movimientos diplomáticos.

La situación actual es que occidente ya tiene toda una línea de sanciones cuyo primer paso son castigos directos a personas relacionadas con lo que ha pasado en Ucrania, entre las que se encuentran congelación de activos en Europa, retirada de visados en Estados Unidos, entre otras. Todos dicen que están preparados para escalar dichas sanciones y Rusia, que se mantiene muy firme y sigue dando pasos para aceptar una anexión de Crimea, facilitando la nacionalidad rusa a sus habitantes e incluso dando legitimidad a un referéndum en la zona para poder proclamarla. Pues bien, como Rusia intenta poner una sonrisa de cara a occidente, pero por debajo sigue dando pasos en la dirección que quiere, muchos se están poniendo algo nerviosos porque si hay alguien que tiene las de perder en todo este asunto es Alemania.

Simplemente es porque Europa central depende del gas ruso y si la Unión Europea impone una prohibición sobre Rusia, cabe la posibilidad de que Alemania no pueda comprar el gas ruso, por lo que se abre un momento delicado para ellos.

Muchos ojos están puestos en Merkel porque se cree que es la que tiene la llave de las negociaciones con Rusia, al haber estado muy unida a ellos en el pasado.

Con todo esto, el índice alemán es el peor de Europa con un descenso algo superior al 1% y nos está arrastrando a todo, ya que toda Europa está en negativo. El mejor sin duda alguna es el Ibex 35 que ha conseguido mantenerse en positivo durante gran parte de la apertura, pero ahora mismo ya está ligeramente negativo.