De momento China sigue disfrutando de la festividad de su nuevo año lunar, pero eso no significa que las autoridades estén descansando precisamente. Hoy están viendo que el súper sector de materias primas es el peor del día con un descenso  cercano al -2%, y esta mañana hemos visto el gráfico del súper sector en donde habíamos llegado al objetivo del impresionante hombro cabeza hombro invertido que hemos estado vigilando durante meses en gráficos de semanas, por lo que hasta cierto punto, el movimiento de hoy tiene un sentido técnico recogiendo beneficios de semejante movimiento.
 

Esta mañana el cobre tenía un movimiento bajista muy importante y en estos momentos está descendiendo casi -1% rondando la cota de los 2,66 $.

Todo lo anterior está relacionado y tiene su origen en el mercado interbancario de China.

Seguramente recuerden que China se metió en un problema bastante impresionante un verano hace un tiempo que inició un movimiento bajista y descenso de la economía muy importante. La cuestión es que las empresas estaban asumiendo demasiado riesgo, endeudándose hasta las cejas y cuando llegaba la hora de pagar los intereses del endeudamiento o los nominales de los mismos, acudían directamente al interbancario, lo que hacía subir los tipos de interés de manera importante, mostrando la necesidad de capital inmediato que había dentro de las empresas.

Para intentar cortar el excesivo apalancamiento de todo el mercado, el gobierno de China apretó los dientes y dejó que ese capital tuviese un tipo de interés muy alto, lo que hizo que algunas empresas tuviesen que desapalancarse de forma rápida para poder cumplir con todas las obligaciones económicas. Esto desembocó en unas medidas muy fuertes por parte del gobierno para evitar ese apalancamiento y el excesivo gusto por el riesgo, lo que llevó a un desplome realmente importante de los mercados y también de la economía.

Pues bien, estamos teniendo una situación similar porque el Banco Central de China ha subido los tipos que pide a los bancos comerciales en préstamos a 7 y 28 días, pasando de unos tipos de interés en el más corto plazo del 2,25% hasta el 2,35%.

Seguramente dirán que es una tontería la subida, pero como ha estado estable desde octubre de 2015, este pequeño paso adelante nos trae a la memoria lo que pasó aquel verano, así que todo el mundo se ha alarmado. Lo que le ha quedado a todos claro es que es el primer movimiento para poner las cosas más difíciles en cuanto a tipos de interés, recuerden que los precios de producción industrial se han puesto positivos y llevan ya una marcha alcista bastante importante. Además, el mensaje sido captado por todos pensando que va a haber un movimiento muy decidido para recortar el apalancamiento y de esa forma intentar poner la venda antes de la herida que nos trajo aquella hemorragia tan importante aquel fatídico verano.

Pero claro, todo el mercado ha tirado de correlaciones y en cuanto ha visto que podemos entrar en un movimiento de aumento de tipos de interés desde la base, China ha tenido problemas y las materias primas también, intentando adelantarse a un posible movimiento que ponga dificultades al crecimiento económico.

La parte positiva es que parece que el mercado no se lo ha tomado excesivamente mal, por lo menos en el interbancario, ya que no ha seguido dicho movimiento aumentando todavía más los tipos de interés, sino que simplemente lo ha absorbido. También debemos tener en cuenta que antes del año lunar ha habido una inyección de liquidez muy importante sabiendo el movimiento económico que traen estas festividades, así que debemos tener bajo vigilancia lo que pueda pasar en la economía después de las festividades, que ya saben que hay un parón muy importante y en todos los datos macroeconómicos se nota un desplome importante para después recuperarse en parte.