Está aumentando la tensión todavía más diciendo que tiene la esperanza de que la crisis en Ucrania pueda ser resuelta por medios políticos y diplomáticos, también está convencido de que es una ilusión que la fuerza pueda resolver todos los problemas en los asuntos internacionales, pero dice también que Rusia hará todo lo que sea posible para ayudar a la población del Este de Ucrania a defender sus derechos y que espera no tener que usar el derecho al uso de la fuerza militar en el Este de Ucrania. Remata diciendo que los poderes internacionales deberían trabajar todo el sistema internacional a poder resolver los problemas sin tener que recurrir a la fuerza.

 
En resumidas cuentas, nos da una de cal y otra de arena, por un lado dice que hay que resolver las cosas de forma pacífica, pero por otro lado advierte que existe la posibilidad del uso de la fuerza para defender los derechos de la población del este de Ucrania, es decir, que si lo piden, también se hace con esa zona.