Si todos estábamos con la vista puesta en Argentina y esa pelea que tiene para intentar salir de esa posible segunda quiebra en muy pocos meses, ahora hay un problema en Puerto Rico también relacionado con la deuda.

El mercado municipal de Estados Unidos ha estado muy movido durante toda la crisis, con el peligro más evidente en California, pero el que está asustando de verdad es Puerto Rico porque algunos fondos que tienen 1700 millones de dólares de su deuda han demandado a este pequeñito Estado  por promulgar una ley que regula el proceso de quiebra en las corporaciones y empresas públicas que podría ser inconstitucional dentro de Estados Unidos. Esta ley permite que las empresas públicas con dificultades económicas pueden reestructurar sus deudas, lo que es claramente dañino para los inversores en su deuda. Los fondos que tienen deuda principalmente de la autoridad de energía eléctrica del país, dicen que viola la quinta enmienda de la constitución de Estados Unidos, que dice que no se puede utilizar para fines públicos una propiedad privada sin que haya una compensación.
 
Justo cuando se aprobó esa ley, Fitch rebajó la calificación del PREPA (Puerto Rico Power Authority) a CC desde BB. Desde que se aprobó, la parte larga de la deuda de esta compañía ha caído cerca de 15% y la parte corta cerca de cuenta por ciento.