El incremento de producción de EEUU se sigue notando.
 
Ayer tras el cierre de Instituto API prevé un incremento de 4,5 millones de barriles.

En destilados una bajada de 0,83 millones y en gasolina una bajada de 4,9 millones de barriles.

Como vemos, hay un posible manejo en poco tiempo por parte de las refinerías porque si disminuyen los inventarios de gasolina, tienen que volver a comprar crudo para generar producto. De todas formas, sigue de fondo el constante incremento de las instalaciones de crudo activas calculadas por Baker Hughes.