En una entrevista en el diario italiano la Repubblica, el economista jefe del BCE dice que la reducción de los tipos de interés sigue siendo una herramienta que se podría utilizar para hacer frente a unas presiones inflacionarias muy débiles y además, preguntado directamente sobre si no podían bajar más los tipos de interés, dice que no han llegado a su límite inferior porque todavía tienen esa arma disponible en caso de que las condiciones financieras o las perspectivas económicas no mejoraran lo suficiente.
 
Es una manera de intentar compensar el chasco que se llevó el mercado cuando dijeron que no se veían bajando más los tipos de interés, algo que favoreció un disparo alcista del euro que ha sido uno de los factores que ha generado más debilidad en el dólar.
 
Con respecto a lo anterior, dijo que desde la perspectiva actual, y teniendo en cuenta el apoyo que ha ofrecido a la inflación y el crecimiento las medidas tomadas hasta el momento, es evidente que no se ponen en el caso de tener que bajar los tipos de interés más, intentando explicar más o menos lo que quiso decir Mario Draghi. Acaba diciendo que, por supuesto, nuevos hechos pueden hacer cambiar la situación y la perspectiva.